Mar. Jun 28th, 2022

La posesión generalizada de armas de fuego sigue siendo un grave problema para Estados Unidos. Un nuevo reporte federal revela que el número de unidades producidas en el año 2020 representa un incremento del 187 % en comparación con el año 2000.

El documento señala que el robo o hurto es la principal manera de adquirir armas entre los delincuentes. Preocupa la creciente tendencia de sustraer armas guardadas en vehículos, que se convierten en una presa fácil para malhechores.

Cada 15 minutos en EE.UU. se produce el hurto de un arma en un automóvil, estima la organización Everytown for Gun Safety. Según los datos que ha recopilado, solo en 2020 se reportaron aproximadamente 77.000 robos de armas en 271 ciudades estadounidenses. Asimismo, de 2019 a 2020 la ocurrencia de estos crímenes creció en al menos 180 ciudades.

Según la organización, hace una década la mayoría se robaban en viviendas, mientras que hoy en día los vehículos se han convertido en la principal fuente de armas para los criminales. Uno de los factores de este cambio es el aumento generalizado de las compras de armas de fuego durante la pandemia. Por otro lado, el hecho de que el coronavirus hiciera que mucha gente estuviera en casa dificulta los robos en domicilios.

Solo quince estados del país requieren que los dueños de armas reporten estos incidentes, según Everytown for Gun Safety. Esto significa que la cantidad de armas robadas en todo EE.UU. probablemente sea mayor de lo estimado.

Además, los expertos recuerdan que la mayoría de estados no tienen leyes que especifiquen cómo se debe guardar un arma de fuego dentro de un automóvil desocupado. Tan solo Massachusetts y Oregón exigen que se almacenen en un lugar cerrado con llave o candado.

Esto se produce en un contexto en el que recientemente se supo que las muertes por violencia armada en EE.UU. alcanzaron en 2020 su número más alto en más de medio siglo tras experimentar un aumento del 34 %.

(LB | Everytown for Gun Safety | RT)