Renuncia la cúpula militar de Brasil en protesta contra el presidente Jair Bolsonaro

Por primera vez en la historia, los jefes de las tres Fuerzas Armadas de Brasil -Terrestre, Naval y Aérea- renunciaron simultáneamente, tras una tumultuosa reunión en Brasilia, un día después de que presentara su renuncia el secretario de Defensa, el general Fernando Azevedo.

La salida del secretario de Defensa, que no se aclaró si fue por dimisión o destitución, generó una creciente ola de rumores que hablaban de la inminente renuncia de los jefes del Ejército, la Aviación y la Marina, en un gesto de “solidaridad” con Azevedo e Silva

Sin embargo, en una escueta nota de dos párrafos, la Secretaría de Defensa anunció que los tres jefes de las Fuerzas Armadas serán “sustituidos” y que eso fue “comunicado” en una reunión con el general Walter Braga Netto, hasta ahora secretario de la Presidencia y quien asumirá el cargo que ocupaba Azevedo.

El motivo de la crisis más grave entre el gobierno civil y la cúpula militar desde la restauración de la democracia, en 1977, es la negativa de los mandos castrenses a usar el Ejército para impedir que los gobernadores de los estados impongan severos confinamientos para doblar la curva de contagios por la pandemia.

De ese modo, Bolsonaro deberá reemplazar al almirante Ilques Barbosa Junior, de la Marina; al teniente de brigada Antonio Carlos Moretti, de la Aviación, y al general Eduardo Pujol, del Ejército, con quien había tenido diversas fricciones en los últimos meses.

Esas discordias fueron claras el año pasado, en momentos en que activistas de extrema derecha reclamaban una “intervención militar” para “cerrar” el Parlamento y la Corte Suprema, en unos actos que fueron alentados por Bolsonaro, quien no encontró apoyo en el Ejército.

Pese a que Brasil se ha convertido en el epicentro mundial de la pandemia, el mandatario ultraderechista, un militar retirado, se opone al confinamiento para no perjudicar a la economía y ha amenazado en varias ocasiones con recurrir al Ejército, si los gobernadores -a los que acusa de “tiranos”- se oponen a sus órdenes.

La salida de la cúpula castrense agrava una crisis política que coincide con el peor momento de la pandemia, con una media de dos mil 500 muertos diarios y con los hospitales al borde del colapso.

Fuente: Crónica

(Visitas 5 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins