COLOMBIA | Inhabilitan por 20 años a soldados del Ejército que violaron a niña indígena en Risaralda

La Procuraduría General de Colombia leyó el fallo disciplinario contra 7 soldados por la violación de una niña de 12 años, perteneciente a la etnia embera chamí, ocurrida el 21 de junio pasado en el corregimiento Santa Cecilia, de Pueblo Rico, Risaralda.

Los uniformados fueron sancionados por la violación y secuestro de la menor con destitución e inhabilidad general por 20 años, la máxima sanción que puede imponer la Procuraduría. Los nombres de los uniformados sancionados son Juan Camilo Morales Povea, Yaír Stiven González, José Luis Holguín Pérez, Juan David Guaidía Ruiz, Óscar Eduardo Gil Alzate, Deyson Andrés Isaza Zapata y Luis Fernando Mangareth Hernández, quienes permanecen detenidos en una cárcel para militares en Bello, Antioquia.

Según el fallo disciplinario, de 100 páginas, en el proceso se probó lo que le narró la niña es verdadero, cuando dijo que salió de su casa a coger unas frutas, cerca del colegio en donde acampaban los soldados, y que cuando ya se estaba devolviendo para su casa, uno de los uniformados la llamó al sitio en donde él estaba de guardia y, después de una conversación, la violó y llamó a otros compañeros para que hicieran lo mismo.

Para la Procuraduría, para la menor no era posible saber el riesgo de aceptar el llamado, “aparentemente amistoso” de un soldado.

El soldado que llamó a la menor para que se desviara del camino, pasara una cerca y llegara a donde él estaba de centinela fue identificado como Juan Camilo Morales Povea, “quien aprovechándose de la autoridad que le otorgaba el vestir el uniforme y portar un arma, generó en la niña una ingenua confianza y la hizo atravesar la cerca, ingresar al lugar, entre los matorrales y la accedió carnalmente, y como si fuera poco, llamó a sus compañeros quienes se turnaron” para violarla.

Según dice el fallo, Morales la violó, luego salió y volvió con otros tres soldados, quienes también la violaron. Después llegar

Los militares le taparon la boca a la niña para que no gritara, y le cogieron las manos. Todos la abusaron excepto Luis Fernando Mangareth Hernández, quien, según la Procuraduría, si bien no la accedió carnalmente colaboró a sus compañeros pues prestó vigilancia mientras ellos violaban a la menor.

Para la Procuraduría está demostrado que el 21 de junio entre las 7 y 9 de la noche, en inmediaciones del Colegio Pío XII, “la menor víctima fue accedida carnal y violentamente por lo menos por 6 soldados (…) Mangareth vigiló la consumación”, se leyó.

Fuente: El Tiempo

(Visitas 7 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins