Terapia de mascotas: Ver videos de animales “tiernos” reduce la presión sanguínea y la ansiedad

La Universidad de Leeds (Reino Unido) y el ente de Turismo de Australia Occidental (uno de los estados de Australia) llevaron a cabo un estudio que demostró que ver videos e imágenes de animales “tiernos” puede reducir la presión sanguínea, la ansiedad y contribuir a la salud mental en general.

Para llevar a cabo el experimento, se expuso a 19 participantes (15 alumnos y 4 maestros de la universidad) en plena época de finales de invierno (se eligió esa época del año por los altos niveles de estrés) a un video de 30 minutos con secuencias de distintos animales interactuando con humanos.

El ente de turismo aportó y promocionó videos del quokka, un marsupial autóctono de Australia Occidental que es considerado en esas tierras “el animal más feliz del mundo”.

“Había algunos gatitos, había cachorros, había bebés gorilas. Había quokkas. Ya sabes, las cosas habituales que esperarías”, describió del experimento la Dr. Andrea Utley a la CNN.

A los participantes se les midió la presión sanguínea y el ritmo cardíaco antes y después de ver el video. “La frecuencia cardíaca promedio de todos los participantes se redujo de 72,2 lpm a 67,4 lpm: una reducción de la frecuencia cardíaca del 6,65% en solo 30 minutos”, publicaron los investigadores.

La presión sanguínea también bajó notablemente. “La presión arterial promedio en todos los participantes se redujo de 136/88 a 115/71. En términos porcentuales, esto representa una caída del 14,9% en la presión arterial sistólica y una caída del 18,28% en la presión arterial diastólica”, informaron en el estudio.

“Estaba claro que los estudiantes estaban ansiosos antes de sus exámenes, con la frecuencia cardíaca y la presión arterial de la mayoría de los participantes levemente elevadas antes de que tuviera lugar nuestra sesión. De hecho, en algunos individuos la frecuencia cardíaca y la presión arterial fueron incluso más altas, lo que indica un mayor nivel de estrés para esos participantes”, comentó en el estudio Andrea Utley, investigadora de la Universidad de Leeds.

“A lo largo de la sesión, la frecuencia cardíaca y la presión arterial cayeron en todos los individuos a un nivel que se consideraría saludable e indicativo de estrés o ansiedad limitados“, concluyó.

Fuente: La Nación

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins