La silla vacía en Colombia: qué significa el símbolo (y qué dice sobre la guerra entre Iván Duque y la alcaldesa Claudia López)

Una silla vacía en un escenario, un tarro de gel antibacterial en una mesa y un letrero que dice “Iván Duque, presidente de la República”.

La foto se tomó en un evento, el domingo, para las víctimas de los presuntos abusos policiales que dejaron 14 muertes en Colombia la semana pasada. Lo organizaba la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Pero no todos los colombianos vieron la foto igual: mientras para unos fue una representación de un presidente “indolente” y “desconectado“, para otros fue una “jugada sucia” y “politiquera” de la más poderosa opositora al primer mandatario.

Tan pronto la foto se hizo viral, el oficialismo divulgó imágenes quizá tan contundentes como esa: un organizador entra en escena cuando la alcaldesa va a tomar la palabra y pone el papelito en el asiento.

Una anécdota que no solo buscaba convertirse en parte de la larga historia de las sillas vacías en Colombia, sino que, por acción u omisión, reflejó el escenario político de Colombia en tiempos de pandemia, abusos policiales y masacres en regiones remotas.

Un símbolo político

La primera silla vacía que hizo historia en Colombia fue en un escenario en San Vicente del Caguán donde el entonces presidente, Andrés Pastrana, esperaba dar inicio formal a unas negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Era enero de 1999. Pastrana había llegado al poder cinco meses antes gracias a su acercamiento en campaña con el jefe de la guerrilla, el hoy fallecido Manuel Marulanda, en busca de una paz negociada.

Pero la foto de Pastrana —solo, con una camiseta blanca y una bandera detrás, sacudido por el viento y la humedad de esta zona guerrillera, con la silla vacía de Marulanda a su lado y una botella de agua— presagió lo que vendría entonces para Colombia: el fracaso del proceso de paz, el recrudecimiento de la guerra y el fortalecimiento militar y económico de la guerrilla.

Fue tan fuerte ese fracaso de la paz en 1999 que en 2002 los colombianos eligieron como presidente a un candidato escéptico del diálogo y partidario de la lucha frontal con la guerrilla: Álvaro Uribe.

Hoy la silla vacía sigue siendo un mecanismo de sanción. Y la expresión, “La silla vacía” es el nombre del medio de comunicación político más importante del país.

Un cambio en el tablero político

Expertos consultados por BBC Mundo coincidieron en que la alcaldía de Claudia López —una militante histórica de retórica fuerte— ha significado un terremoto para el tablero político del país.

“Es la primera mujer con poder en Colombia que no representa al establecimiento ni es poderosa por bonita ni tiene votos prestados”, asegura Álvaro Forero Tascón, analista político y abogado.

La politóloga Pilar Gaitán añade: “López representa un nuevo liderazgo que convoca y seduce y resuelve problemas (…). Pone la agenda pública y la ‘silla vacía’ constata el vacío de poder, la precaria gobernabilidad y la pequeñez del Ejecutivo”.

Ante la opinión pública, los criterios de López parecieron imponer a Duque dos decisiones clave sobre la pandemia: darle prioridad a la vida en lugar de la economía y entregar subsidios en vez de créditos a los más vulnerables.

Hoy la alcaldesa tiene 70% de aprobación, según varias encuestas, mientras que Duque registra un 35%.

Fuente: BBC

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins