EL PAÍS | El desgaste de Juan Guaidó se precipita

El regreso de Henrique Capriles a la primera línea de la política venezolana, con su apuesta de participar en las elecciones del 6 de diciembre, no solo ha agudizado las crónicas diferencias en la oposición. También ha comprometido todavía más el futuro de Juan Guaidó,  un presidente interino sin apenas poder real aunque con peso, sobre todo para la comunidad internacional.

La dificultad para ofrecer una alternativa a la participación electoral y la falta de resultados de su estrategia para sacar a Maduro del poder han animado a un coro de críticos. Más aún: la mayoría de los venezolanos ha perdido las esperanzas en el resultado de sus esfuerzos.

Guaidó era prácticamente un desconocido en enero de 2019, cuando fue nombrado presidente de la AN y juró como presidente encargado de Venezuela, cargo que reconocieron cerca de 60 países, entre ellos Estados Unidos y gran parte de la Unión Europea. Ninguno de esos países ha desistido de considerarlo aún mandatario interino, pero la realidad marca otro camino, reseñó El País.

Después de casi 2 años, la estrategia de Guaidó, que empezó el año recibiendo una ovación del Congreso de EE UU, apenas ha dado frutos internos y la creación de una estructura paralela, sobre todo en el exterior, ”Gobierno de Internet”, lo llamó Capriles, ha levantado muchas suspicacias en Venezuela.

La fallida incursión paramilitar del pasado mayo, en la que se vio salpicado, fue otro golpe que ha terminado por apuntillar esta semana la maniobra de Capriles. La credibilidad de Guaidó se ha erosionado.

Todo indica que Guaidó está jugando en la cancha con el reloj en su contra: la posible participación de Capriles en las elecciones parlamentarias, vista con buenos ojos entre gran parte de la diplomacia europea, incluida España, podría debilitar aún más sus posiciones en el contexto internacional, su mayor activo hoy en día.

La politóloga y escritora Colette Capriles opina que el fin de ciclo de Guaidó se está acercando y, aún concentrando a una gran parte de la oposición, sus alianzas están comprometidas. “Este proceso puede romper la unanimidad de la comunidad internacional en torno a Guaidó.

Dirigentes más afines al sector de Capriles evidencian su molestia ante la tutela de sectores conservadores estadounidenses. Algunos dirigentes próximos a Guaidó temen que se produzcan deserciones a favor de Capriles.

Fuente: El País

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins