PANDEMIA POLÍTICA | Soberbia de Juan Guaidó destruyó a la oposición venezolana

Luego de escuchar las declaraciones de María Corina Machado y leer su carta publicada por las redes, donde expone las razones de su distanciamiento de Juan Guaidó -y revela entre otras cosas su intención de realizar un plebiscito para mantenerse a mando de su interinato “indefinidamente”-, queda claro que su prepotencia destrozó a la oposición venezolana.

Pero María Corina no es la única que se aparta, a su rechazo se une Henrique Capriles quien el pasado 23 de agosto publicó un comunicado en el que rechaza también la ruta propuesta por Guaidó y tachó de “inaceptable” que el país tenga que optar por una ruta que signifique más sacrificios para los venezolanos (…) el pueblo siempre ha terminado siendo el más afectado por la dinámica de ensayo y error de quienes tienen como prioridad su propio beneficio y no el del país”, una cara alusión a la prepotencia de presidente interino.

En concreto, a propuesta de Guaidó es la realización de una consulta popular en la que el pueblo decida si desea continuar con su gobierno interino; al respecto, María Corina fue enfática al decir que “le quedan “120 días para hacer lo que no se hizo en 17 meses de gobierno interino” y agregó que la angustia de los ciudadanos no es lo que pasará el 5 de enero, sino lo que hay que hacer hoy.

A las fuertes declaraciones de dos líderes de peso, se unen las contradicciones internas de los partidos, por un lado los militantes que desean participar en las elecciones parlamentarias como una opción, y por otro las toldas políticas que la rechazan, algo que explica ahora las estampidas de dirigentes de Voluntad Popular (Gaby Arellano, Ana Karina García, Rosmit Mantia, etc) , un partido que Leopoldo López, también lleno de soberbia, destruyó junto a Guaidó.

El resultado a la fecha, es una suerte de dimes y diretes a través de las redes sociales por parte de políticos, dirigentes, influencers, periodistas y muchos partidarios de la oposición, literalmente acribillándose entre ellos, mientras el chavismo irá a unas elecciones parlamentarias sin contrincantes de peso.

El saldo final del gobierno interino, lejos del “cese de la usurpación, gobierno de transición y lecciones libres”, es una profundización de la crisis política opositora que dejará heridas profundas entre los seguidores que esperaban unidad para salir del régimen de Maduro.

Redacción LB

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins