Álvaro Uribe Vélez: “Soy el preso número 1.087.985”

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe (2002-2010) informó este miércoles que fue reseñado como el preso número 1.087.985, tras no recusar su detención preventiva domiciliaria, y pidió que haya “transparencia” en el caso que le sigue la Corte Suprema por presunto fraude procesal y soborno de testigos.

Uribe, que actualmente es senador por el partido oficialista de derecha Centro Democrático, publicó en su cuenta de Twitter una fotografía desde su finca El Úberrimo y se pronunció sobre e la decisión del máximo tribunal, que el 4 de agosto ordenó su detención domiciliaria y se convirtió en el primer mandatario elegido democráticamente al que se le impone una medida de este tipo.

“Hoy fui reseñado como preso #1087985 por confrontar testimonios en mi contra comprados por FARC, su nueva generación y sus aliados. Sin pruebas, solo inferencias. Me interceptaron ilegalmente. Impidieron a abogados contrainterrogar a su principal testigo. Pido transparencia”, escribió Uribe en Twitter.

Uribe, cuya figura divide al país, tiene más de medio centenar de procesos judiciales abiertos en su contra por diversos delitos, en su mayoría vinculados a grupos paramilitares responsables de decenas de miles de crímenes, algunos de ellos imprescriptibles.

Pero la orden de detención preventiva que dictó el máximo tribunal se enmarca en uno de los procesos abiertos por presunto fraude procesal y soborno de testigos.

El caso comenzó en 2012 cuando el exmandatario demandó por supuesta manipulación de testigos al senador del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) Iván Cepeda, quien en esa época preparaba una denuncia en el Congreso en su contra por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

Esa demanda acabó volviéndose en contra de Uribe. El proceso contra Cepeda dio un giro de 180 grados cuando el magistrado de la Corte Suprema José Luis Barceló, quien recibió el caso, no sólo lo archivó, sino que además decidió abrir una investigación al expresidente por supuesta manipulación de testigos.

La decisión del tribunal es un medida cautelar a la espera del juicio que deberá enfrentar el exmandatario por la investigación, iniciada en 2018, por su supuesto intento de manipulación del procesado Juan Guillermo Monsalve, un exparamilitar que lo vinculó con la creación del bloque Metro de las Autodefensas -el más grande del país-, que operó en el departamento de Antioquia, del que Uribe fue gobernador entre 1995 y 1997.

Fuente: Telám

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins