Las últimas palabras de George Floyd antes de morir en manos de la Policía: “Me van a matar, no puedo respirar”

En la historia quedará lo ocurrido la tarde del 25 de mayo, cuando Derek Chauvin -junto a otros dos policías de Minnesotta- arrestaron a George Floyd. Su modo de detención fue, lanzarlo al suelo y colocar una de sus rdillas en el cuello del hombre afroamericano, quien en repetidas oportunidades gritó “no puedo respirar”.

Pese a las súplicas, los funcionarios no detenían su arbitraria acción y continuaron asfixiándolo hasta que George Floyd no pudo respirar más y murió.

Una historia que ha causado indignación a nivel mundial, donde se han realizado manifestaciones contra el racismo. Sin embargo, existe un extracto de la historia que no conocíamos.

Antes de morir, Floyd se despidió de su familia: “Mamá, te quiero. Dile a mis hijos que los quiero“, fueron sus palabras antes de perder el aliento, por la falta de aire que le provocó el oficial de la Policía de Minnesota.

George Floyd advirtió a los policías que iban a matarlo durante su arresto en EEUU. Pero las grabaciones de las cámaras que llevaban encima los policías revelaron nuevos detalles sobre lo ocurrido esa tarde en Minneapolis.

Durante el arresto, Floyd suplicó a los agentes de no meterlo en el vehículo policial porque era claustrofóbico y tenía problemas físicos, según la transcripción de esas grabaciones presentada por uno de los agentes implicados el martes en un tribunal de Minnesota.

Luego dijo: “Mamá, te quiero. Diles a mis hijos que los quiero. Estoy muerto”, antes de repetir más de 20 veces que lo iban a matar.

Los policías le pidieron que se calmara y cuando Floyd volvió a repetir su destino, Derek Chauvin le contestó: “Entonces deja de hablar, deja de gritar, se necesita mucho oxígeno para hablar”.

Las últimas palabras de la víctima fueron: “Me van a matar. Me van a matar. No puedo respirar”.

Esa transcripción fue presentada por el policía Thomas Lane para convencer al juez de desestimar los cargos de complicidad de asesinato presentados contra él.

Los dos policías que participaron en el arresto de Floyd, Alexander Kueng y Tou Thao, fueron acusados del mismo delito. Los cuatro agentes fueron despedidos un día después de la muerte del ciudadano afroamericano. 

La víctima había sido arrestada por tratar de pagar con un billete de 20 dólares falso.

Fuente: Notiamérica

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins