Militares colombianos habrían sido cómplices de masacres y torturas paramilitares

Al menos 17 generales y comandantes del Ejército de Colombia fueron cómplices de las masacres paramilitares que se ensañaron con la población de la región de los Montes de María (norte) entre el 2000 y 2001, asegura un informe entregado este viernes a organismos de la justicia para la paz.

El informe “El silencio de las Gaitas”, impulsado por la Comisión Colombiana de Juristas, fue entregado a la Justicia Especial para la Paz (JEP) y a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición (CEV), para que llamen a los señalados a dar versiones voluntarias sobre su participación en los hechos.

El estudio se centra en diez masacres de las 41 que se cometieron en esa región entre los años 2000 y 2001, perpetradas por grupos como el Bloque Héroes de los Montes de María y otros frentes paramilitares.

Sus acciones terminaron con el asesinato de 175 personas en las diez masacres documentadas.

El paramilitarismo fue fruto “de una estrategia estatal” con una “alianza entre agentes del Estado, paramilitares, ganaderos y propietarios de la tierra” con el fin principal de “la apropiación de la tierra”, dijo hoy en una rueda de prensa el abogado Jorge Molano.

Entre una masacre y otra no pasaban “más de uno o dos meses” y suponía “la circulación periódica de centenares de paramilitares por las carreteras de la región”, señala la investigación.

Esto plantea la duda de “cómo es que la Primera Brigada de Infantería de Marina (BRIPRIMA) no hizo nada para proteger a la población civil y por qué se lograron cometer los asesinatos en el lapso menor de un año”, aseguró el portavoz de la Comisión Colombiana de Juristas, Sebastián Bojacá.

 

El estudio concluye que el desplazamiento forzado de miles de familias benefició a quienes estaban interesados en esas hectáreas, principalmente negocios agroindustriales y de ganadería que “recibieron tierras que se usurparon a punta del despojo y de la violencia”, dijo Molano.

“Las masacres fueron acompañadas de actos crueles, inhumanos, degradantes, con una crueldad sin límite, violencia sexual, tortura, desplazamiento, incendios. Y es un miedo que permanece, un terror que acompaña de por vida a las víctimas”, aseguró Molano.

Fuente: La FM

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins