¡Quien se contagie de Covid-19 primero, se gana el premio! Las “coronapartys” estudiantiles en EEUU

Las autoridades de Alabama, EE.UU., están horrorizadas tras encontrar que un grupo de jóvenes universitarios en Tuscaloosa, hogar de la Universidad de Alabama y una de las ciudades más grandes del estado, estaba organizando competencias para ver quién se infectaba con Covid-19 primero.

Las llamadas “fiestas COVID” convocaban a personan que ya tienen el virus con el fin de infectar a otros asistentes. El primero en resultar infectado tras la fiesta recibía un pago, según informaron los medios locales.

“Al principio pensamos que era un tipo de rumores. Investigamos un poco y ahora no solo lo confirman los consultorios médicos, sino que el estado confirmó que también tenían la misma información”. Dijo Sonya McKinstry, miembro del Concejo de Tuscaloosa en Alabama.

Según la concejala, los asistentes ponían dinero en una olla y luego este era entregado al primer miembro de las fiestas que contrajera el virus. La ciudad de Tuscaloosa es una de las que registra mayor número de casos positivos por COVID-19 en Alabama con 1.559 contagios confirmados hasta el 2 de julio.

El estado de Alabama, con cerca de 40.000 contagios hasta ahora, presenta un alarmante incremento de positivos por COVID-19 desde mayo, lo que ha obligado al gobierno local a fortalecer las medidas para impedir una emergencia aún mayor. El Conejo Municipal de Tuscaloosa votó por unanimidad la adopción de una ordenanza que requiere el uso de máscaras faciales en lugares públicos de la ciudad.

El uso de las máscaras faciales ha sido un escenario de disputa política e ideológica en el país. El presidente Donald Trump y sus más fieles seguidores de la base republicana condenaron el porte de tapabocas porque según decían iba en contra de “la libertad” de la nación.

El Dr. Scott Harris, oficial de salud del estado de Alabama, también les pidió a los ciudadanos que usaran las protecciones necesarias para contribuir a que la crisis no se profundice.

“Sabemos que las máscaras faciales no son perfectas y no detienen todo. Pero sí limitan la transmisión”, dijo Harris.

La gobernadora Ivy, por su parte, declaró que la responsabilidad personal también significa “responsabilidad de todos”, y si las personas continúan yendo en la dirección equivocada, los hospitales no podrán manejar la atención a los pacientes porque la capacidad se está viendo desbordada.

Fuente: El Nuevo Herald

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins