Congresistas estadounidenses piden a Trump que condene el asesinato de líderes sociales en Colombia y señalan la “incapacidad” de Duque para evitar la “tragedia”

Un importante grupo de congresistas estadounidenses envió este lunes una dura carta al gobierno de Donald Trump en la que le piden que presiona al gobierno de Colombia para que proteja a los defensores de derechos humanos y líderes sociales del país, cuya vulnerabilidad se ha agudizado durante la cuarentena por la emergencia del COVID-19.

En la misiva, dirigida al secretario de Estado de la administración Trump, Mike Pompeo y firmada por 94 legisladores estadounidenses, pidieron a Trump a que presione al gobierno de Iván Duque para que “renueve sus compromisos de implementar los históricos acuerdos de paz de 2016? y a “proteger a los amenazados defensores de los derechos humanos”.

“Nos dirigimos a usted para pedirle que inste a la Administración Duque a que renueve sus compromisos de implementar los históricos acuerdos de paz de 2016 y proteger a los amenazados defensores de los derechos humanos de Colombia, cuya vulnerabilidad se ha agudizado durante la cuarentena de la COVID-19?, dice la carta, promovida por los congresistas demócratas James P. McGovern y Mark Pocan.

 En la comunicación, los legisladores estadounidenses resaltaron que desde que se firmaran los Acuerdos de Paz con las Farc en 2016, han sido asesinados más de 400 líderes y defensores de derechos humanos. Los congresistas afirman que el gobierno colombiano “fracasó” en “llevar las instituciones civiles del estado a las zonas de conflicto”.

“Su persistente incapacidad (del gobierno colombiano) para prevenir y judicializar los ataques contra los defensores han permitido que esta tragedia se desate sin control”, agrega la misiva.

Los congresistas pusieron como ejemplo el caso de Marco Rivadeneira, uno de los 23 líderes sociales asesinados entre el 15 de marzo y el 24 de abril, durante las primeras semanas de la cuarentena por la pandemia del COVID-19 en Colombia. Rivadaneira hace parte de la triste lista de 157 líderes y defensores sociales asesinados en los que va de 2020, de acuerdo con registros de la ONG colombiana Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ).

El grupo de legisladores también pidió que el gobierno de Duque “desmantele las redes de los sucesores de los paramilitares involucrados en el tráfico de drogas”, ya que estos grupos se alimentan en gran parte de “la violencia ejercida contra los defensores de los derechos humanos”.

Fuente: El Espectador

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins