Denuncian antecedentes turbios entre Lava Jato y el FBI en Brasil

La probable ilegalidad de la cooperación entre la operación Lava Jato y el Buró Federal de Investigaciones (FBI), de Estados Unidos, rebrotó ahora en Brasil con oscuros tintes de violación de una regla escrita que socavó bases democráticas y soberanía.

Desde diferentes sectores de la sociedad brasileña centellean denuncias ante un nuevo reconocimiento público de intromisión de Washington en otro país.

La mayoría de las demandas argumentan que la asistencia en investigaciones no siguió las normas establecidas en un acuerdo entre las partes y quienes estaban llamados a defender la ley incumplieron con su deber.

Comentaristas políticos alertan que los fiscales de la Lava Jato, que se vendieron como luchadores contra la corrupción al servicio de la patria, mantuvieron durante años una prohibida relación con defensores de otros intereses, en este caso, Estados Unidos.

El escándalo ocupó cintillos después que el sitio web The Intercept Brasil y la Agencia Pública revelaron, a inicios de julio, que la Lava Jato firmó el pacto de colaboración ilegal con el FBI.

Tal compromiso ocultó a las autoridades federales, incluida la propia Fiscalía General, la presencia de agentes de policía del FBI, con acceso irregular y sin restricciones a datos de indagación realizada por la Lava Jato.

Ante la revelación periodística, el Partido de los Trabajadores (PT) denunció en el Ministerio Público Federal (MPF) el indebido arreglo.

Los abogados Eugênio Aragão y Ângelo Ferraro, del PT, señalaron que la Lava Jato actuó ilegalmente, faltando el respeto a la autoridad central del Ministerio de Justicia, para promover un proceso penal y selectivo contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Ambos entregaron una comunicación de infracción penal contra el coordinador de la Lava Jato en la sureña ciudad de Curitiba, el procurador Deltan Dallagnol, a quien se acusa de delitos de prevaricación, abuso de autoridad y condescendencia criminal.

‘Desenmascarados y desmoralizados, los fiscales y el exjuez Sérgio Moro tendrán que enfrentarse a la justicia’, comentó en la ocasión la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

Aragão aseguró que las sospechas contra Dallagnol son muy serias porque muestran que la Lava Jato actuaba en absoluta ilegalidad y fuera de control.

‘Al compartir información de manera no oficial con los agentes norteamericanos del FBI, el grupo de trabajo ha faltado al respeto a la soberanía nacional y utiliza ilegalmente datos confidenciales de empresas brasileñas’, precisó.

Fuente: Agencias

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins