Incendian la histórica Iglesia San Juan, conocida como el templo de los presidentes de EE.UU.

Un grupo de manifestantes en Washington, incendió la noche de este domingo la histórica iglesia San Juan, ubicada  cerca la Casa Blanca.

Al igual que en jornadas anteriores, las movilizaciones han derivado en intensos enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía.

El incendio comenzó en el sótano de la iglesia, luego de que el rector, Rob Fisher, anunciara este domingo que el templo había sido reforzado y sus objetos de valor se habían puesto a salvo después de sufrir vandalismo y grafitis en la estructura la noche del sábado.

El hecho tiene lugar durante las manifestaciones por la muerte de George Floyd en Minneapolis. Poco después de las 10 P.M., un grupo de inconformes derribó la bandera estadounidense que cuelga afuera de la iglesia de color amarillo mantequilla. El símbolo nacional fue arrojado después al fuego cercano.

Una puerta o ventana de vidrio se hizo añicos en el lugar, donde en un grafiti se podía leer: “El diablo está al otro lado de la calle”, en referencia a la Casa Blanca, sede oficial del presidente de Estados Unidos.

Bajo la escolta policial, los bomberos de la ciudad de Washington rápidamente extinguieron las llamas y descartaron daños significativos al inmueble construido en 1815.

De acuerdo con el sitio web del templo, todos los presidentes de Estados Unidos, desde James Madison (mandatario de 1809 a 1817), han asistido al menos a un servicio religioso allí.

Las movilizaciones en contra del abuso policial se han extendido por todo el país. Durante el fin de semana se registraron violentas confrontaciones entre los manifestantes y la Policía en las afueras de la residencia presidencial. Incluso, la Guardia Nacional se activó en la ciudad de Washington para ayudar a los agentes locales a manejar la situación.

Muchos de los manifestantes que han tomado como objetivo a Trump, culpando a su retórica cargada de racismo y polémicas declaraciones sobre los manifestantes. Que incluye el uso de la palabra “matones” para describir a los manifestantes violentos, una palabra que los críticos dicen que lleva racial matices, y su aparente amenaza para dar rienda suelta a los militares de EE.UU. y les autoriza a abrir fuego contra los saqueadores.

Con información de Agencias

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins