Carlos Hernández Delfino: El connotado corrupto de cuello blanco del BCV que sobrevivió a la IV y a la V República

Carlos Mariano Hernández Delfino es uno de los hombres más connotados de la corrupta historia económica de Venezuela. Sobrevivió a la llamada IV república con un prontuario hamponil de cuello blanco y se arrimó a los de la V República con el chavismo.

Lo llaman “El Lord” del BCV por su larga trayectoria macoyera en la institución, desde pasante hasta Director Permanente con una jubilación dorada que lo consagró a ser Vicepresidente del Banco del Caribe.

En el año 1983, Leopoldo Díaz Bruzual lo asciende a Gerente de Sistemas e Informática, allí incautó toda la data de los compradores de divisas entre Enero y Febrero de 1983, donde figuraban todos los altos ejecutivos del BCV de ese entonces. Dichos documentos le sirvieron  como mecanismo de chantaje.

En 1986, siendo Gerente de Operaciones Internacionales, donde manejaba todas las reservas internacionales de la República y las operaciones de entrega de divisas por RECADI, estableció su propia red de operaciones con importadores y fortaleció sus relaciones con el Alto Gobierno y el sector diplomático.

Fue en encargado de abrir las cuentas mancomunadas Pérez-Matos en el Republic National Bank of New York. Durante el período 1986-89 fue cómplice del saqueo indiscriminado de las reservas internacionales, cuando se entregaban divisas de manera innecesaria, bajo mecanismos viciados.

Fue famoso por ofrecer ascensos a cambio de favores sexuales. Su alocada vida lo llevó en el año 1989 a abandonar el BCV, debido a que una de sus amantes, la Economista Emma Rodríguez Davalillo, es descubierta por extorsionar a los importadores para tramitar divisas.

Como negociador plenipotenciario de la Deuda Privada Externa entre 1990 y 1992, se alió con los consorcios de bancos acreedores extranjeros, liderados por el Chase Manhattan Bank para que la República reconociera el tipo de cambio preferencial para deuda ya pagada a cambio de sobornos.

En esta trama corrupta formaron parte tecnócratas de CAP, como Miguel Rodríguez, Gustavo Roosen, Roberto Smith, Imelda Cisneros,  Ricardo Hausmann, etc.

Como Director Permanente del BCV (1992 -1998), fue responsable de operaciones con los bonos cero-cupón, mecanismo inventado por Pedro R. Tinoco para proveer de fondos al Banco Latino, de su propiedad, pretextando un inexistente exceso de liquidez, causa principal de la crisis financiera de 1994.

En el año 1997, el Consejo Bancario Nacional detecta que vendía información privilegiada al Banco del Caribe. Se sabe que todavía hoy extrae información privilegiada.

Con información de Dolar Today

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins