Contradicciones y militares destituidos: Las secuelas de la Operación Gedeón en Colombia

El 26 de marzo se descubrió un plan de incursión militar sobre Venezuela desde Colombia, donde participaban militares venezolanos y asesores norteamericanos, y se supo de la existencia de un presunto contrato firmado entre Juan Guaidó y funcionarios de su gobierno interino, como Juan José Rendón y Sergio Vergara.

Esta información fue presentada por el mayor general retirado venezolano Clíver Alcalá desde su casa en Barranquilla, Colombia. Alcalá afirmó además en ese entonces la participación de autoridades colombianas en el plan.

Una operación huérfana

El militar retirado se refiere en la entrevista a un lote de armas incautadas dos días antes en el noreste colombiano. También mencionó que las armas iban dirigidas a alias ‘Pantera’, un oficial que operaba bajo su mando.

‘Pantera’ fue dado de baja la madrugada del 3 de mayo cuando se conoció la incursión marítima a Venezuela de un grupo armado por Macuto y Chuao. Entre los detenidos se sumó un sobrino de Clíver Alcalá.

Ningún actor importante la asumió y desde el presidente de EE.UU., Donald Trump, hasta Guaidó, pasando por el mandatario colombiano, Iván Duque, todos negaron alguna participación en la acción.

Guaidó tuvo que aceptar la renuncia de dos funcionarios de su gobierno interino, entre ellos su director de estrategia, J.J. Rendón, firmante del contrato al que hacía mención Clíver Alcalá, y que el día de la incursión sería publicado por el propio Jordan Goudreau, líder de la contratista militar Silvercorp, quien se responsabilizaba del hecho.

En Venezuela, Guaidó acusó el golpe aceptando las renuncias de los “funcionarios” de su entorno que firmaron el contrato con Goudreau. En EE.UU. tres senadores del comité de relaciones exteriores del senado pidieron explicaciones a su gobierno y Trump ha tenido que responder a cuestionamientos sobre su posible participación en el hecho. ¿Y en Colombia, dónde se preparó la acción, tendrá su fracaso algún impacto o será apenas un escándalo más?

 

Las fuerzas armadas colombianas se han cuidado sobremanera de no relacionarse con los ataques hacia Venezuela. Desde el incidente del puente de Tienditas en febrero de 2019, cuando Guaidó intentó ingresar desde Colombia “ayuda humanitaria“, quedó en evidencia que si bien el ejército no pondría freno a las actividades contra el gobierno de Maduro desde territorio colombiano, tampoco participaría directamente en los hechos.

La presencia de una confrontación armada con Venezuela va a afectar a Colombia que, a pesar de la alianza con EE.UU., no cuenta con superioridad militar como para incursionar en territorio venezolano sin que ello implique un alto costo en vidas y finanzas.

Fuente: Agencias

 

 

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins