Duque señala “sesgo” e “intromisión” en el informe de la ONU sobre los derechos humanos en Colombia

El presidente de Colombia, Iván Duque, desestimó un reciente informe de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en el país, y tildó de una intromisión que la agencia hiciera una recomendación para fortalecer la capacidad de la Policía. 

“Es una intromisión en la soberanía de un país cuando se dice que la policía debe pasar al Ministerio del Interior. Ese es un debate que le corresponde a las autoridades colombianas, en el marco de la institucionalidad colombiana”, dijo el mandatario este jueves en la Casa de Nariño.

El miércoles, la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) consideró urgente una reforma al cuerpo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de Colombia, tras señalamientos de usar desproporcionadamente la fuerza en el marco de las protestas sociales contra el Gobierno de Duque.

La oficina del ANUDH documentó la “privación arbitraria de la vida” de un estudiante de 18 años en Bogotá, así como lesiones oculares o craneales causadas por proyectiles disparados por las fuerzas policiales. Además, el organismo señaló que en el marco de las protestas que iniciaron el pasado 21 de noviembre, algunos manifestantes fueron arrestados y golpeados por miembros de la policía, y tras ser trasladados a comisarías, fueron “forzados a admitir comportamientos violentos”.

Durante el mensaje a periodistas de este jueves, Duque dijo estar preocupado “porque no se diga la verdad” en el informe anual de la ACNUDH.

Pese a que el organismo alertó sobre la “violencia endémica” que se vivió en 2019 en el país suramericano, el mandatario mostró preocupación por las “imprecisiones” en el documento, como que “no se diga la verdad sobre avances tan importantes como el de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial [PDET]”, como se le conoce a las obras sociales destinadas a mejorar las condiciones de los municipios rurales del país y que fueron parte del Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno colombiano y las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En 2019, la ACNUDH documentó 108 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos. Esto representó un incremento de cerca del 50 % en comparación con 2018.

Además, la agencia manifestó su preocupación por el incremento de casi 52 % en los homicidios de indígenas en el departamento del Cauca, incluyendo el asesinato de 66 miembros del pueblo indígena Nasa.

La oficina de Naciones Unidas también registró 36 masacres que implicaron la muerte de 133 personas, la cifra más alta registrada desde el 2014.

Fuente: Agencias

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins