Violencia, saqueos y represión en París en medio de una marcha contra la reforma de las jubilaciones

Las marchas contra la reforma de jubilaciones en Francia se extendieron masivamente a todo el país y el riesgo es que el movimiento termine en una huelga general de todos los sectores para forzar a ceder al gobierno. En Parísmarcharon 370.000 personas, según la CGT, y 76.000 para el ministerio del interior. Los organizadores llaman al país entero a sumarse a una huelga general, que rompa este brazo de hierro del gobierno.

Pero la marcha fue coptada en la dispersión en la plaza de St Agustin por los anarquistas Blacks Blocs,que enfrentaron violentamente a la policía y hubo saqueos a lo largo del trayecto. Hay 16 policías heridos y 16 detenidos.

Un centenar de Blacks Blocs coparon el final de la marcha violentamente junto a los “casseurs” o “hooligans”. Los manifestantes violentos ingresaron a los locales de bancos y aseguradoras y rompieron y robaron todo en el trayecto hacia la plaza San Agustín, sin que la policía pudiera detener el saqueo.La manifestación ni siquiera había llegado a la plaza cuando la violencia se inició.

“No sean solidarios con los violentos. Dejen actuar a las fuerzas de seguridad”, exigió la prefectura de la policía por las redes sociales a los manifestantes.

La marcha es un test para los sindicalistas que se oponen a la reforma. La CGT exige el retiro del proyecto y la CFDT, que reúne a los moderados, demanda que sea excluida la edad del equilibrio de 64 años para retirarse. Caminan lentamente ante la multitud de gente y bajo un cielo lluvioso. A los ferroviarios y Metro se sumaron los educadores, profesores, médicos y abogados a la huelga.

Hasta estos incidentes, la marcha se desarrollaba en calma para terminar en la iglesia de St Agustín, detrás de la estación St Lazare.

Según la CGT marchaban este jueves 370.000 personas en París y para el ministerio del Interior, 76.000 personas.

En su día 36 de huelga y bajo un cielo lluvioso, ferroviarios, empleados del Metro y de los ómnibus , maestros, estudiantes, profesores, médicos, enfermeros, kinesiólogos, abogados, trabajadores de Air France y del sector privado marcharon desde la plaza de la República hasta la Iglesia St Agustin para forzar al gobierno a ceder en la reforma de las jubilaciones. Una larguísima columna que marchaba lentamente, bajo lo llovizna, con el sistema de seguridad de la CGT desplegado, para evitar que se infiltraran en el cortejo los Blacks Blocs y en sus filas, los Chalecos Amarillos?.

Fuente: Clarín

(Visitas 1 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins