Policía arremete con lacrimógenos contra la manifestación de bomberos en París

París vuelve a ser el centro de atención de las últimas manifestaciones celebradas en Francia, esta vez ha sido el turno de los bomberos, que han salido a la calle a protestar para lograr una mejora de sus salarios y de sus condiciones laborales. La policía no ha dudado en cargar contra los manifestantes.
En plena ola de protestas, los profesionales del fuego estaban llamados también a la movilización para reclamar una mejora de los equipos, más efectivos y el reconocimiento del riesgo de la profesión. Alegan, por ejemplo, que la prima de fuego, que representa casi una quinta parte del salario, no ha aumentado en tres décadas.

Durante la marcha, que ha tenido lugar en la tarde del martes por el centro de París, dos bomberos han prendido fuego a sus trajes para simbolizar su malestar. Las fuerzas antidisturbios han cargado contra la protesta y han utilizado gases lacrimógenos para tratar de contener a parte de los manifestantes, que han lanzado a su vez objetos contra los agentes.

La Prefectura de Policía aseguró en su cuenta de Twitter que entre 200 y 300 bomberos se habían salido del recorrido autorizado, lo que había obligado a las fuerzas del orden a intervenir. La Prefectura se quejó también de que no habían cumplido con sus compromisos al acudir a la marcha con sus cascos y con sus trajes de trabajo.

Los manifestantes han exigido un aumento de 19% a 25% por cuestiones de riesgo laboral para cumplir sus misiones, que aseguran son ahora más complicadas ante el recorte de personal. Argumentan que los ataques contra ellos también se han incrementado.

Y las cifras así lo demuestran. 3.400 bomberos declararon haber sido objeto de una agresión en Francia durante todo 2018, lo que se traduce en un aumento del 21% de agresiones respecto al año anterior según un estudio que acaba de publicar el Observatorio Nacional de Delincuencia y responsabilidades penales. También pretenden que se les confiera un estatuto de oficio de riesgo con el que poderse jubilar de forma anticipada.

Los sindicatos denuncian que el número de efectivos no ha dejado de disminuir desde hace una década y que los profesionales se encuentran exhaustos.

En Francia hay unos 248.000 bomberos, de los cuales 40.500 son profesionales, 195.000 voluntarios y 12.500 tienen un estatuto militar particular, los de París y Marsella, las dos mayores ciudades.

 

Fuente: La Razón

(Visitas 4 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins