Congreso de Perú desestima amenazas de Vizcarra de disolverlo

Perú avanza este lunes hacia un choque de poderes que puede conducir a que el presidente Martín Vizcarra disuelva el Congreso, después de que los jefes parlamentarios rechazaran suspender la cuestionada designación de nuevos magistrados del Tribunal Constitucional.

Vizcarra lanzó el domingo un ultimátum al Congreso al anunciar que lo disolvería si este lunes le negaba un voto de confianza para reformar el método de designación de los magistrados, con lo que busca impedir que ese alto tribunal sea copado por la oposición.

Pero el Congreso, controlado por la oposición fujimorista, decidió este lunes pasar por alto su petición e iniciar de inmediato el nombramiento de nuevos magistrados.

Durante una sesión plagada de incidentes, el Congreso eligió a uno de los magistrados en medio de protestas que obligaron a postergar hasta el martes las cinco votaciones pendientes.

Un primo del presidente del Congreso, el abogado Gonzalo Ortiz de Zevallos, fue el primer magistrado designado en una cuestionada elección en la que recibió 87 votos, el mínimo necesario.

“Lamento que el Congreso esté dando un bochornoso espectáculo al país”, dijo a periodistas el legislador Alberto de Belaunde.

La votación se realizó a pesar de que seis de los nueve postulantes al Tribunal Constitucional tienen denuncias ante la justicia.

Además del gobierno, juristas independientes cuestionan el actual mecanismo de selección por su celeridad y falta de transparencia.

Vizcarra había advertido que si los legisladores no desistían de nombrar al nuevo tribunal, lo consideraría una negativa al voto de confianza, lo que lo facultaría constitucionalmente para disolver el parlamento.

“Ya ha sido anunciada la cuestión de confianza y si no se debate tomaríamos como denegada la misma”, advirtió el domingo en una entrevista en el programa Cuarto Poder el mandatario, quien ha ganado gran popularidad al encabezar una cruzada contra la corrupción en un país donde los cuatro anteriores presidentes quedaron bajo la lupa de la fiscalía acusados de recibir dádivas de la constructora brasileña Odebrecht.

La tensión crece cada hora y la policía decretó “alerta máxima”, mientras simpatizantes de Vizcarra convocaron por redes sociales a una marcha para el lunes al anochecer.

Fuente: Panorama

 

 

(Visitas 7 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins