¿Conoces los síntomas de la adicción al sexo? Acá te los decimos

Aunque tener sexo es sano, normal y ayuda a la conservación de la especie, se puede convertir en una adicción con consecuencias negativas para la persona que lo padece. Así lo explicó Gabriela Orozco Calderón, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM.

De acuerdo con ella, cuando una persona sufre hipersexualidadadicción al sexo o conducta sexual compulsiva, recurre a comportamientos sexuales a su pesar y no es capaz de evitarlas por la ansiedad que eso implica. Entonces se pierde cierta libertad porque se ve afectada la cotidianidad.

En la adicción hay dependencia; se gesta en la mente y se asocia con anormalidades cerebrales. Existe dependencia física y psicológica que puede aplicarse tanto en conductas como en sustancias adictivas o juegos de azar.

La especialista en neurociencias de la conducta indicó que en la hipersexualidad se pierde el autocontrol y surge el deseo desenfrenado de tener sexo, físico o cibernético; se desatienden las actividades cotidianas, se deteriora la comunicación y el afecto por el otro.

La científica señaló que la dependencia física se genera cuando el cerebro ya cambió debido a esa adicción; se vincula más con el síndrome de abstinencia y la persona debe generar esa conducta para evitar malestares. En cuanto a la dependencia psicológica, se presenta ansiedad por tener sexo y sentir gratificación. Desde la farmacología conductual, se asocia con el aumento de dopamina, en la que se activa el circuito de recompensa.

Algunos síntomas se este tipo de adicción es deseo intenso, ansia o necesidad de concretar la actividad placentera; pérdida progresiva del control de la actividad placentera; descuido de las actividades habituales; estar a la defensiva y negar el problema. Todo gira en torno a la conducta adictiva y se presentan lesiones, heridas o dolor en los genitales.

De acuerdo con Orozco Calderón existen cinco posibles etapas del comportamiento sexual compulsivo: descubrimiento, experimentación, escalada, compulsión y desesperanza. La primera llega cuando se tiene sexo placentero; la experimentan jóvenes con estímulos sexuales no reales, y luego con otras personas. En la escalada el individuo necesita sentir cada vez más gratificación, y luego lo hace de manera compulsiva, pero aunque tenga sexo no se sienten bien y llega la desesperanza.

Fuente: Infobae

(Visitas 41 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins