¿Que por qué practicar más sexo? Aquí tienes varias razones

El sexo, en todas sus facetas, tiene un gran beneficio físico y mental para la persona y también para la pareja (del tipo que sea). De entrada, el clímax sexual ejercita el cerebro en su conjunto, al generar un gran aumento del flujo sanguíneo, que distribuye todos los nutrientes y oxigenación necesarios para la mente.

Además, el sexo es uno de los ejercicios más completos que existe. No sólo está comprobado que consume una gran cantidad de calorías; es que además, al practicarlo, utilizamos un elevado número de músculos. Por no hablar de los beneficios para nuestro organismo al tratarse de una práctica esencialmente de tipo cardiovascular.

Otro beneficio atribuido a las relaciones sexuales es el aumento de la esperanza de vida. Estudios suecos, americanos y escoceses incluso lo han cuantificado y aseguran que hacer el amor tres veces a la semana aumentaría la esperanza de vida en 10 años.

Al mismo tiempo, la actividad sexual eleva la autoestima, estimula la creatividad, promueve el autoconocimiento y revitaliza. ¡Qué más podemos pedir!

Pero a pesar de conocer todos los beneficios que tiene, las parejas no siempre tienen “suficiente” sexo. En una relación, la pasión, como tal, dura aproximadamente un año. Creemos que el sexo fluye solo, pero no es así. Los inicios están influenciados por muchas hormonas, por la novedad, por la ilusión… aspectos que poco a poco van disminuyendo o vamos perdiendo.

De hecho, los tres factores que influyen de una forma negativa en el deseo sexual son la monotonía, la falta de sorpresa y la rutina. Los datos indican que la frecuencia sexual media es de 3,2 encuentros sexuales a la semana durante el primer año, de uno 1,9 encuentros semanales el segundo, y 1,1 durante el tercero.

Y un estudio con parejas estables que analizó qué factores son los esenciales para mantener el deseo y sexualidad determinó que son tres: la admiración, el echarse de menos y la novedad.

Por otro lado, también hay parejas sin sexo. Son esas parejas que tienen menos de 10 relaciones sexuales al año. En este caso debemos considerar qué ha llevado a la pérdida del vínculo sexual. Quizá es lafalta de acoplamiento y de disfrute sexual lo que ha llevado a dejar de tener encuentros. O, en cambio, la falta de sexualidad es una consecuencia de otros problemas de pareja que bloquean esa intimidad: las discusiones, la rutina, la falta de afecto

Fuente: La Vanguardia

(Visitas 14 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins