Multan a LaLiga por espiar a 50.000 españoles mediante aplicación móvil

El móvil de, al menos, 50.000 españoles fue empleado como un aparato de escuchas espía por la app de LaLiga profesional de fútbol utilizando el micrófono y el GPS de sus teléfonos para captar el sonido y triangular posiciones. Los usuarios no eran plenamente conscientes de lo que estaba sucediendo, según una sanción de 250.000 euros impuesta por la Agencia Española de Protección de Datos.

¿Cual era el objetivo del organismo presidido por Tebas para utilizar los teléfonos móviles de los aficionados que se habían descargado la su app? El económicoLocalizar a los bares, restaurantes y establecimientos que emitían los partidos de fútbol sin pagar royalties. Una actividad que, según LaLiga, le supone unas pérdidas de 400 millones de euros al año.

Para ello, LaLiga empleaba el micrófono y la el GPS del móvil de los aficionados que tenían instalada su aplicación. De esta manera, podían escuchar las narraciones de los partidos de fútbol, triangular la posición del usuario gracias al GPS y cotejar con sus bases de datos si el bar en el que están viendo el partido los aficionados se encuentra al día en el pago de los derechos de imagen.

Un procedimiento reconocido por la propia Liga, que en la descripción de su aplicación indicaba que “podrá activar el micrófono de tu dispositivo para conocer si estás viendo partidos de fútbol de los equipos de LaLiga” y avisaba que “esta información se utilizará para detectar fraudes”.

Al conocerse los hechos, la Agencia Española de Protección de Datos anunció que iniciaría una investigación al respecto.

Ahora, un año después la Agencia ha emitido un fallo sancionando a LaLiga a pagar una multa de 250.000 euros por esta intromisión en los teléfonos móviles de al menos 50.000 españoles debido a a una infracción del principio de transparencia a la hora de informar en la app sobre el uso de la funcionalidad del micrófono en el momento de su aplicación

Pese a la sanción, LaLiga no ve problema alguno en su forma de obrar y ha emitido un comunicado en el que manifiesta que “discrepa profundamente de la interpretación de la AEPD y cree que ésta no ha hecho el esfuerzo de entender cómo funciona la tecnología: ni graba, ni almacena, ni escucha las conversaciones”. Además, acusa a la Agencia Española de Protección de Datos sosteniendo que “no ha realizado el esfuerzo necesario para entender cómo funciona la tecnología”.

Fuente: El Mundo

(Visitas 9 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins