La verdad de un Sugar Daddy ¿Prostitución VIP o relaciones reales?

Aunque en ocasiones es confundido como una forma de prostitución, la práctica de un Sugar Daddy se basa en pagar por mucho más que solamente sexo, y que en ocasiones funciona prácticamente como una relación estable.

A diferencia de los servicios sexuales pagados, los Suggar Daddies son hombres laboralmente exitosos que dan altas cantidades de dinero o regalos a mujeres —generalmente mucho menores que ellos— para acordar un tipo de relación con intenciones muy claras.

¿Cómo es la vida con un Sugar Daddy?

En general funciona como cualquier tipo de “noviazgo”, aunque hay que destacar que el sexo no es forzoso y que no suele involucrar un enamoramiento o sentimientos profundos.

Las chicas, conocidas comúnmente como Sugar Babies, reciben lujosos regalos, ropa, zapatos, viajes, accesorios o incluso dinero para costear su universidad, rentas y otros gastos diarios a cambio de su tiempo.

Este tipo de acuerdos suelen darse a través de páginas como Seeking Arragements, donde se especifica el nivel socioeconómico del que paga y la pretensión monetaria de la parte contraria, además de su ocupación, origen, rasgos físicos, gustos, estatus amoroso y otros detalles personales.

Algunas Sugar Babies mantienen más de un acuerdo al mismo tiempo, quienes salen con sus parejas para ayudarlos a elegir ropa, a cenar, al cine, teatro, y otras actividades para consentir caprichos o deseos.

Los motivos por los que un hombre o mujer se involucra en un acuerdo así pueden ser diversos, existen algunos que no tienen el tiempo para mantener una relación formal, son viudos o divorciados, y otros que simplemente disfrutan la compañía.

Si estás considerando convertirte en una Sugar Baby, los siguientes tips podrían ayudarte:

– Definir los términos claramente y no querer cambiarlos sobre la marcha.
– No deben entrar a este mundo solo porque están desesperadas por dinero, esto requiere de un nivel de compromiso y de dedicación; al fin y al cabo es una relación, no de las más tradicionales, pero relación al fin.
– Las mujeres no deben ser nunca las que llaman, ni menos al teléfono de la casa de su Sugar Daddy.
– Y por supuesto, no hacer mucho drama, escucharlo y no dejarle manchas de pintura o perfume en la ropa. (Se requiere mucha discreción de ambas partes).

Cada día son más comunes este tipo de relaciones, siendo el centro del debate en las redes ¿Crees que esto es una forma de prostitución o simplemente un intercambio beneficioso para cada participante?

Fuente: Televisa

(Visitas 22 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins