La policía británica detiene a Julian Assange tras siete años de encierro

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange ha sido detenido al cabo de siete años de encierro en la embajada ecuatoriana en Londres, según ha confirmado Scotland Yard. Assange llevaba desde agosto del 2012 en la sede diplomática del Knigthsbridge y solicitó asilo político a Ecuador tras ser reclamado por la justicia de Suecia por supuesta violación y abusos sexuales.

La Fiscalía sueca retiró los cargos en mayo del 2017, pero la policía británica había advertido que sería detenido en cuanto saliera de la embajada por violar las condiciones de su libertad condicional.

Assange teme ser extraditado en última instancia a Estados Unidos y tener que rendir cuentas a la justicia norteamericana por las filtraciones de WikiLeaks sobre las guerras de Afganistán e Irak y los por los correos electrónicos de la Secretaría de Estado.

El Ministerio de Interior británico ha confirmado entre tanto que la detención de Assange está también vinculada “a una petición de extradición desde Estados Unidos, donde se le acusa de delitos informáticos”.

Las noticias sobre la inminente salida de Assange de la embajada fueron anticipadas por WikiLeaks la semana pasada, tras hacerse público que el presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, le había retirado el asilo por “repetidas violaciones de las convenciones internacionales”.

Las tensiones entre Assange y el Gobierno ecuatoriano se remontan a hace dos años, tras las interferencias de WikiLeaks en las elecciones norteamericanas con informaciones sobre Hillary Clinton y en el proceso independentista en Cataluña, con repetidas intervenciones en redes sociales.

Hace tan sólo seis días que el ministro de Exteriores ecuatoriano desmintió que fueran a expulsar a Assange de la legación diplomática y dijo que tan sólo eran rumores.

Assange fue detenido a primera hora del jueves por siete policías que entraron en la embajada y se lo llevaron en volandas y esposado. El fundador de WikiLeaks, de 47 años, con barba blanca y tremendamente envejecido, salió a gritos y a empujones de la sede diplomática y fue transportado hasta un furgón policial que esperaba en la puerta. Assange llevaba en la mano el libro que estaba leyendo en el momento de su detención: El Estado de Seguridad Nacional, de Gore Vidal.

“El detenido permanece en custodia en una comisaría del centro de Londres, donde permanecerá a la espera de una comparecencia ante los magistrados de Westminster tan pronto sea posible”, podía leerse en un comunicado de Scotland Yard.

Scotland Yard precisó que la intervención policial contó con el visto bueno del personal diplomático, tras la decisión del Gobierno ecuatoriano de retirar el asilo al fundador de WikiLeaks.

El abogado de Assange, Jen Robinson, aseguró sin embargo que su detención Assange está relacionada “no solo con la ruptura de la libertad condicional en el Reino Unido, sino con la petición de extradición de Estados Unidos“. El abogado de una de las dos acusadoras de Assange en Suecia ha pedido entre tanto la reapertura del caso, que fue fue cerrado en mayo del 2017 por la fiscalía.

Fuente: El Mundo

(Visitas 23 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins