¿Por qué algunos productos son más caros en Venezuela que en el extranjero?

Para comprar los productos que una persona adquiría en diciembre de 2017 con sólo 10 dólares, actualmente se requieren al menos $ 190, según Datanálisis. La razón: la inflación aumenta a un mayor ritmo que el precio del dólar en el mercado paralelo. En el país la vida se encarece incluso para quien posee divisas.

Durante un recorrido por supermercados de Caracas realizado por el equipo de Efecto Cocuyo, se encontró que algunos productos resultan más costosos en Venezuela que en otros países de la región. Y a ello se suma que el país tiene el salario mínimo más bajo del continente; apenas equivalente a cinco dólares mensuales.

Pero, ¿cuáles son las causas de esto?

La hiperinflación que vive el país desde hace 15 meses, según la Asamblea Nacional (AN), es un factor esencial en el ajuste de los precios, dice el economista Henkel García.

Explica que esa “enfermedad económica” obliga a las empresas a monitorear constantemente sus costos de reposición. Y esa supervisión la realizan mediante acuerdos de precios con los proveedores.

A ello se suman distintos factores que inciden en los costos, afirma el director de Econométrica:

  • El margen de ganancia debe alcanzar a cada productor para reponer los productos meses después.
  • Venezuela depende, en su mayoría, de las importaciones. Los aranceles y costos de distribución impactan directamente en el valor final del producto. Además, en algunos casos se debe pagar cuotas adicionales para la protección de la mercancía ante el riesgo de saqueos en las carreteras.
  • Las extorsiones por parte de funcionarios, quienes exigen un porcentaje de la mercancía o un pago monetario.

“Es difícil que los precios sean iguales a los del extranjero en una economía tan distorsionada como la nuestra”, advierte el economista. Sin embargo, alega que se trata de un “fenómeno coyuntural” y que, “una vez que tengamos una economía decente”, se frenará la brecha entre los precios nacionales e internacionales.

 

El sector privado se ve afectado por un problema que los afecta a todos por igual: determinar los costos de la mercancía sin conocer cifras oficiales. El Banco Central de Venezuela (BCV) no publica los datos de inflación, producción nacional, importaciones y exportaciones desde 2015 lo cual, expresa Carlos Larrazábal, causa que los productores recurran a mecanismos más complejos para estimar los costos de reposición.

Una parte importante de la reposición se estima a través del precio del dólar en el mercado paralelo, debido a que es allí donde la mayoría tiene acceso.

Fuente: Efecto Cocuyo

 

(Visitas 55 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins