Manifestantes pidieron al Banco de Inglaterra que entregue a Venezuela su oro

Más de un centenar de personas manifestaron este jueves frente al Banco de Inglaterra en Londres para pedir a la institución que entregue a Venezuela sus reservas de oro, estimadas en 31 toneladas con un valor de unos 1.300 millones de dólares.

Participaron en la protesta el antiguo alcalde laborista de Londres Ken Livingstone y el diputado Chris Williamson, que en una intervención pidió diálogo para afrontar la crisis de Venezuela y condenó “la agenda ilegal de cambio de régimen” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En el acto -convocado por la Campaña de solidaridad con Venezuela, fundada en 2005 por destacados diputados laboristas- algunos participantes llevaban máscaras de Trump y esgrimían lingotes de oro falsos y pancartas con lemas como “No a sangre por petróleo” y “Devolved el oro a Venezuela”.

En un comunicado, Livingstone denunció que la decisión del banco central de no entregar las reservas solicitadas por el Gobierno de Nicolás Maduro “es parte de la actitud servil del Reino Unido hacia el apoyo de Trump a un golpe y posiblemente una intervención militar en Venezuela”.

“En lugar de seguir a Estados Unidos, el Reino Unido debería apoyar el diálogo y un acuerdo negociado”, afirmó.

Por su parte, el Banco de Inglaterra señaló en un comunicado que no opina sobre “relaciones individuales con clientes” y subrayó que “en todas sus operaciones observa los más altos estándares de gestión del riesgo y cumple con la legislación relevante”.

El 27 de enero, el jefe del Parlamento y reconocido por gran parte de la comunidad internacional como presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, confirmó que ha pedido a varios bancos del mundo, entre ellos el de Inglaterra, la “protección” de los activos que el país tenga depositados en esas instituciones para evitar que el Gobierno de Maduro haga uso de los recursos.

El Ejecutivo de Maduro inició hace meses un proceso para retirar 31 toneladas de oro del banco central inglés, en medio de la crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela.

En los últimos días, varios países europeos, entre ellos el Reino Unido, han reconocido a Guaidó como “presidente constitucional interino” del país hasta que se convoquen nuevas elecciones.

El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, declaró entonces que “la opresión del ilegítimo y cleptocrático régimen de Maduro debe acabar” y avisó de que “quienes continúen violando los derechos humanos de los venezolanos al amparo de un régimen ilegítimo tendrán que rendir cuentas”.

Por contra, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, condenó toda “interferencia exterior” en Venezuela y pidió “diálogo” para solucionar la crisis en el país latinoamericano.

La portavoz laborista de Exteriores, Liz McInnes, censuró hoy de nuevo las sanciones económicas a Venezuela e instó al Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, a “descartar una intervención militar o de otro tipo por Estados Unidos u otros países en Venezuela”.

El secretario de Estado de Exteriores conservador, Alan Duncan, respondió subrayando la necesidad de “mantener la presión” sobre Maduro y no descartó promover sanciones en su contra.

El líder chavista Maduro se impuso con holgura en los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos.

Por ello, el antichavismo sostiene que “usurpa” la Presidencia, al estimar que su segundo mandato de seis años es “ilegítimo” y, por tanto, el Poder Ejecutivo recae en el jefe del Parlamento hasta que se convoquen nuevas elecciones, según la interpretación que hacen de varios artículos de la Carta Magna.

Fuente: Caraota Digital

(Visitas 46 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins