EE UU dividido sobre una posible intervención en Venezuela

En el tema Venezuela no existe un consenso entre el Gobierno norteamericano y el Congreso. En la Cámara Baja dejaron claro que no estarían del lado de la fuerza.

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está decidido a aplicar un plan B, C, D, E y F para Venezuela, en el que se incluiría una posible intervención militar; el Congreso no está dispuesto a apoyar tal acción contra el país.

Eliot Engel, jefe de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, descartó que se vaya a autorizar una operación bélica, como lo sugirió Trump.

“Me preocupan los comentarios del presidente insinuando que la intervención militar sigue siendo una opción. Quiero dejar en claro a nuestros testigos y a cualquier otra persona que esté observando: la intervención militar de Estados Unidos no es una opción”, sostuvo Eliot Engel.

En la misma comisión del Congreso, la legisladora estadounidense Ilhan Omar cuestionó el pasado jueves al diplomático Elliott Abrams, responsable del caso Venezuela por Trump, ante la estrategia de la Casa Blanca sobre la crisis en Venezuela. “No entiendo por qué los miembros de este comité o el pueblo estadounidense deben esperar que cualquier testimonio que emita hoy (sobre Venezuela) sea sincero”, expresó la legisladora demócrata.

Omar destacó que Trump estudia intervenir con tropas en el país sudamericano, por lo que, apuntó que “es razonable saber si usted aprendió de las acciones crueles e ilegales adoptadas durante el mandato de Ronald Reagan”.

“¿Apoyaría a una facción armada dentro de Venezuela que se involucre en crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o genocidio si creyera que estaban sirviendo los intereses de los Estados Unidos, como lo hizo en El Salvador, Nicaragua y Guatemala?”, preguntó la legisladora.

Mientras que Abrams fue tajante: “No voy a responder a esa pregunta”.

Sobre el tema Venezuela la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la bancada demócrata respalda a Juan Guaidó como presidente interino hasta que se realicen elecciones y dejó claro que Estados Unidos debe “respetar los procesos democráticos legítimos”.

El Partido Republicano tiene mayoría en el Senado (53 frente a 45 de los demócratas), pero no en la Cámara  de Representantes (200 frente a 235).

A juicio del analista Miguel Tinker Salas, la dinámica del Congreso estadounidense ha cambiado desde el año pasado y el escenario en la Cámara Baja no es el mismo.

Opinó Tinker que los presidentes que han declarado guerras lo han hecho sin considerar al Congreso y eso ha sido siempre parte de la dinámica del poder en EE UU. “Eso no quiere decir que la administración Trump no actúe, pero creo que las condiciones para que actúen serían serias, porque enfrentan un reto tanto interno como externo, porque ya se han pronunciado las instancias internacionales contra una intervención”.

En este sentido, podría actuar unilateralmente, pero “las consecuencias no solo serían para Venezuela, que serían desastrosas, también lo serían para el continente. Volveríamos a tiempos en los que EE UU ponía y quitaba presidentes en América Latina, es un regreso a la Guerra Fría entre América Latina y EE UU”.

En opinión del abogado José Enrique Molina Vega, profesor de LUZ, las mayorías en el Congreso son pequeñas y fluctuantes entre demócratas y republicanos. Estos últimos, aunque siendo aliados podrían votar en contra del Presidente y ya lo han hecho, por ejemplo, Trump no ha tenido apoyo para eliminar la ley de seguridad en la salud aprobada en la administración Obama.

“En la Cámara de Representantes, los demócratas, que son mayoría, han levantado su voz y han dicho que no apoyan una intervención. Habría que ver qué ocurre al someterlo a votación porque ni unos ni otros congresistas son disciplinados, de modo que una cosa puede decir la líder demócrata y otra lo que puede ocurrir. Lo cierto es que el presidente tiene suficiente margen de maniobra para, por razones de emergencia, enviar fuerza militar mientras eso se discute en las cámaras”, sostuvo Molina Vega, quien coincidió con Tinker en que Trump no necesita autorización para una intervención en un país.

“No creo que esté planteado el envío de una fuerza militar a Venezuela. Trump ha planteado las cosas extremas buscando que el Gobierno de Maduro acepte ir a elecciones. Lo que sí pudiera hacer Estados Unidos y lo ha hecho en otras naciones es apoyar militarmente una fuerza venezolana, apoyarla con la Aviación o con la Marina, desde su sitio, sin necesidad de enviar tropas norteamericanas. Esperemos que no se llegue a eso”, añadió el abogado.

Mientras tanto no hay acuerdo entre ambos poderes públicos en EE UU.

 

Fuente: Panorama

 

 

 

(Visitas 29 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins