Hiperinflación al acecho otra vez del efectivo

En 2019, la hiperinflación seguirá ahogando la economía venezolana si el Gobierno no toma los correctivos para hacerle frente. La constante alza de los precios en artículos, bienes y servicios hace que cada día se demande más dinero, en especial, el efectivo que se proyecta de nuevamente señales de escasez.

 Hasta el pasado 14 de diciembre, según datos del Banco Central de Venezuela (BCV), el dinero en circulación en la economía alcanzó los 555 mil 638 millones 778 mil 275 bolívares soberanos, 13,42% más en la semana. De la cifra total, la proporción de monedas y billetes (en físico) representó apenas el 8,52% del total de liquidez.

A la fecha, la expansión monetaria ha sido de 52.711,72% comparación con la segunda semana del último mes de 2017 y de 45.531,48% en el año, impulsada por la “creación de dinero electrónico” sin respaldo a la que recurre el Gobierno para financiar el gasto público ante la fuerte caída de los ingresos provenientes de la renta petrolera.

Recientemente, el economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Olivero, expuso en las redes sociales que un factor que pudiera implicar la falta de efectivo es que apenas un 5% es lo que entra de masa monetaria a los bancos.

“Esta semana me decía el presidente de un banco: de cada 100 BsS que se entregan en efectivo (taquilla y cajeros), vuelven al banco vía depósitos (en efectivo) 5 Bs. Más temprano que tarde, el problema del efectivo se hará presente nuevamente”, auguró el economista.

Indicó que el flujo de billetes pasa de manos entre privados, “los agentes económicos entienden el problema del efectivo, lo vivieron con el bolívar “fuerte” y toman sus previsiones. En países que han pasado por hiperinflación, la gente guarda el efectivo, Argentina fue un ejemplo”.

Por lo que para el analista, guardar  efectivo “no es descabellado”, ya que, en este punto “administrar el efectivo facilita el día a día y no tiene nada que ver con ahorro”, explicó.

El economista y director de la firma Econométrica, Henkel García, dijo a PANORAMA que “por los momentos” no ve en el corto plazo que se “complique” la falta de efectivo, debido a las cifras macroeconómicas que emite el Banco Central de Venezuela (BCV), donde el índice de efectivo de circulación entre la masa monetaria está en 12%, un nivel que consideró “normal”.

A la par, indicó que  en manos del público que debería estar en 10%, se encuentra en 8% la masa, lo que “quizás se traduzca en que haya parte de las personas que no sientan que se le haga difícil conseguir efectivo, también he visto quejas en zonas que aún el efectivo sea un problema, imagino que la distribución no fue la debida, sino concentrada por algunos grupos”.

El también economista y diputado a la AN, José Guerra, aseguró a PANORAMA que el país volverá a lo tiempos de escasez de efectivo.

“Puede pasar que otra vez Venezuela no tenga efectivo. No es que no hay billetes, sino que con esos billetes se compra menos.  En la medida que pasa el tiempo se va depreciando la moneda y se van comprando menos, por lo tanto el cono monetario se desactualiza y yo creo que para marzo, sino se para la inflación, otra vez el Gobierno deberá sacar un cono nuevo”, dijo el diputado.

Luego añadió: “Las colas para sacar dinero físico se han agudizado estos días y más en el interior, donde ciudadanos han denunciado que no hay efectivo y la banca no tiene una respuesta concreta para dar a los clientes”.

Para el consultor económico, Javier Hernández, el único problema que la reconversión pudo mejorar fue la escasez de efectivo, sin embargo, aseguró que “no hay cantidad de efectivo y capacidad del Gobierno de imprimir los billetes suficientes que vayan al ritmo de la inflación, una respuesta al problema sería imprimir billetes de mayor denominación”, apuntó a este medio.

Coincidió con Oliveros en que la crisis monetaria que se había rentado unos meses, se estará gestando nuevamente para el 2019, “a menos de que se impriman piezas de 2.000 y hasta 5.000 bolívares soberanos”, recalcó.

Concluyó que el problema de escasez es que el efectivo no rinde, “cuando se hizo la reconversión en agosto se necesitaba un billete de la mayor denominación para comprar un producto cualquiera, tres meses después necesitabas 4 o 5 del de mayor para comprar el mismo producto, es decir que se continúa esa tendencia”, agregó.

Fuente: Panorama

(Visitas 42 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins