RONALD BOLZA | La hiperinflación puede continuar incluso si hay un cambio de gobierno

Ni la enfermedad venezolana de la hiperinflación es única en la historia, ni la curación es necesariamente quitar una cabeza y poner otra.

El economista Ronald Balza precisa que, incluso con un cambio de gobierno, la hiperinflación puede seguir “vivita y coleando”.

“La gente piensa que un cambio de gobierno puede ser favorable, o no. Pero hay cambios de gobierno que pueden conducir por la misma senda”, subraya Ronald Balza, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB)

El venezolano “no es un caso único en la historia; por más que tengan sus especificidades”, hay aspectos que se repiten cuando se analizan crisis como las generadas durante la Revolución Francesa, Alemania entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, Argentina, Perú y Nicaragua.

Gobiernos de distinto signo han coincidido en un manejo desastroso de la economía de un país, rememora.

“Toda hiperinflación tiene causas comunes: hay un financiamiento monetario del gasto, que va a una velocidad que termina siendo destructiva del valor de la propia moneda”.

Esto ocurre, y así lo reitera, “cuando el manejo de los recursos públicos se hace de manera irresponsable” y no alcanzan los recursos obtenidos mediante impuestos y endeudamiento.

Una forma de obtener recursos es mediante los impuestos o el endeudamiento, recuerda Balza, pero el camino elegido por el Gobierno venezolano es el de la emisión de dinero inorgánico. “Si desde la Revolución Francesa hasta hoy esas prácticas han llevado a la hiperinflación, no se justifica que en Venezuela esté pasando lo mismo 200 años después.

Nada indica que esto va a parar el año que viene.

Pero algo que nos indica la historia es que hay manera de detenerlo. Es un conflicto importante en términos de la concepción de la política. ¿Cómo es posible que un Gobierno genere hiperinflación, y que para quienes la sufrimos no haya una salida? Todo lo que habría que hacer, como tener un régimen cambiario funcional, tener un presupuesto claro, tener una relación que estimule la producción tanto privada como pública, no está ocurriendo.

Nada de eso pareciera que va a ocurrir en 2019.

Por lo menos no para enero de 2019, porque el año tiene 12 meses. Para enero no, porque el Gobierno, cada vez que ha tenido la oportunidad de decirnos qué va a hacer, lo más que ha hecho es reconocer el problema fiscal, pero no presenta un presupuesto.

¿Hay algún hecho político que pueda parar la hiperinflación en seco?

La gente piensa que un cambio de gobierno puede ser favorable, o no. Pero hay cambios de gobierno que pueden conducir por la misma senda.

¿La hiperinflación puede continuar si se va Maduro?

Puede continuar con cualquier gobierno, si no hay un compromiso público con el manejo de los recursos.

¿Qué compromiso debe asumir la sociedad para que el problema se pare?

La sociedad es un conjunto de individuos y de intereses muy diversos. Uno podría preguntarse si, como sociedad, todos estamos de acuerdo en este momento en que la hiperinflación está destruyendo a una población vulnerable que padece de hambre, enfermedades; que se va del país. Sería raro que, como sociedad, no todos estuviésemos viendo lo mismo, pero al grupo que está en el poder parece que no le importa; incluso, lo niega, y dice que Colombia está sacando ventaja de la salida de venezolanos para obtener dinero.

Fuente: Contrapunto

(Visitas 19 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins