Lo que hacen los jueces en el TSJ para evadir los juicios

Los jueces del Tribunal Supremo (TSJ) de Venezuela han mutado sus estrategias para “hacerse los locos” cuando se trata de tomar decisiones sobre casos de su conveniencia.

Cada día que pasa, la decadencia del sistema judicial venezolano se acentúa, gracias a las actuaciones corruptas, sesgadas, tarifadas e imparciales de sus jueces y miembros.

De estos personajes nefastos, el abogado César Humberto Bello Conde, Juez Cuarto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, es altamente conocido en el gremio por aprovecharse desde su cargo para cometer todo tipo de violaciones a la ética profesional y leyes para favorecer causas de personas y empresas demandadas.

Esta prácticas van desde venta de sentencias en dólares, inhibiciones premeditadas, retraso procesal, hasta extorsión a los ciudadanos y empresas, acciones que forman parte del menú de irregularidades de este abogado, quien ya tiene varias denuncias ante la Inspectoría General de Tribunales por su constante violación al Código de Ética del Juez Venezolano.

De estos juicios amañados resaltan dos inhibiciones sospechosas que dicho ciudadano realizó durante el año 20015 y 2016.

En el año 2015 este juez se inhibió durante el juicio de por cumplimiento de contrato que le seguía a una ciudadana de apellido Moreno De Rivas, esto durante sus funciones como Juez Décimo de Municipio Ejecutor de Medidas en Función Itinerante de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, en la cual la parte demandante estaba representada por una prima de éste.

Luz Elena Bello De’Escrivan, resultó ser la sobrina de su difunto padre Rafael Bello Calabría, quien “por casualidad” representaba a la parte acusadora. Nuestros informantes dentro del TSJ afirman que desde el primer momento en el que dicha demanda fue admitida e iniciado el juicio, el juez se demoró en inhibirse para darle largas a la causa.

Otra de sus famosas inhibiciones surgió durante el juicio de cumplimiento de contrato que seguía a la sociedad mercantil VENEZOLANA DE TRANSPORTE AEROTURISTICO EXTREMO VENTE, C.A., en contra del ciudadano Harry Wood Hernández, en el que “casualmente” también, su esposa, la abogada Yulimar Salazar González, fungió como defensora de la parte demanda.

Nuevamente el juez Bello Conde aplicó la fórmula de inhibirse por “ser cónyuge del recusado el apoderado o asistente de una de las partes”, tal como reza el ordinal 1º del artículo 82 del Código de Procedimiento Civil. ¿Casualidad? ¿Premeditación?

Ambos casos de este juez se unen a la larga lista de irregularidades y corrupción de muchos funcionarios dentro del TSJ y la ineficiencia estatal para garantizar la transparencia dentro del órgano judicial más importante del país. Una muestra más del estado de orfandad en el que se encuentran los ciudadanos venezolanos.

Redacción LB

 

 

 

 

(Visitas 25 Fecha, 25 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins