Un hombre atropella a una multitud y mata a once personas en China

La cifra de muertos se elevó a 11 y ya son 44 las personas hospitalizadas después de que un hombre embistió con un vehículo a una multitud en una plaza de la ciudad central china de Hengyang (provincia de Hunan). Posteriormente, el sujeto bajó del automóvil para atacar a las víctimas con un cuchillo y una pala, dijeron este jueves las autoridades locales.

El atacante, que fue detenido, tiene antecedentes penales, y anteriormente había cumplido condenas por tráfico de drogas, alteración del orden público y por provocar lesiones intencionadas, dijo este jueves la Policía local.

Según el atestado policial, el atacante, apellidado Yang, de 54 años, actuó movido por un “deseo de venganza contra la sociedad“, lo que le llevó a cometer el mortal atropello, que ha ocasionado también 44 heridos, tres de los cuales se encuentran en estado crítico.

La Policía ha designado equipos médicos especiales para asistir a los heridos en los hospitales y está haciendo “todos los esfuerzos para acelerar la investigación”.

Además, la Comisión Provincial de Salud ha enviado médicos especialistas a Hengdong, mientras que muchos voluntarios han acudido a los hospitales para donar sangre y ayudar en los trabajos de auxilio.

El ataque ocurrió en una plaza pública donde los habitantes de Hengyang suelen reunirse para bailar en grupos o disfrutar del atardecer. El vehículo aparentemente apareció sin previo aviso, saltando la vereda antes de embestir a la multitud.

China ha sufrido ataques violentos en lugares públicos en los últimos años, incluidos bombardeos e incendios de autobuses y edificios.

Ocasionalmente, los ataques se atribuyen a separatistas militantes, aunque tales incidentes se han vuelto menos comunes en los últimos años en medio de una sofocante represión de seguridad.

En 2013, una camioneta arrolló a una multitud frente a la Ciudad Prohibida de Pekín antes de estrellarse y arder, matando a cinco, incluidos los tres ocupantes del vehículo. La policía culpó del ataque a los extremistas uigures inspirados por la ideología jihadista.

Sin embargo, el gobierno de China prefiere relacionar la motivación a una enfermedad mental, alienación de la sociedad o deseo de saldar cuentas.

Policías chinos arrestan al atacante, apellidado Yang, de 54 años. (AP)

 

Fuente: El Nuevo Día

 

(Visitas 12 Fecha, 12 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins