Trabajadores rechazan cierre de planta Pirelli en Carabobo

Al menos 1.000 trabajadores de la planta Pirelli ubicada en el estado Carabobo, quedaron desempleados luego de que la empresa amaneciera este lunes con un candado en sus puertas, como señal del cese de sus operaciones en el país.

El secretario general del sindicato de trabajadores de la empresa, Luis Alberto Álvarez, denunció, desde el lugar, que esperaban que la planta abriera sus puertas para cumplir sus turnos, “pero cerraron unilateralmente”. 
Según Álvarez, Pirelli no tenía materia prima para laborar, pero nunca fue acordado un cierre de la empresa y que la misma alegara “que no puede pagar ni el comedor ni el transporte” por lo que deducen que no va a poder pagar el nuevo salario mínimo que decretó el jefe de Estado, Nicolás Maduro, en 1.800 bolívares soberanos (Bs.S) a partir del 1 de septiembre. 
 
“Hasta el 31 de julio del año en curso hemos fabricado 51.953 neumáticos (…) esto representa 7,4% de la producción”, indicó.
También recordó que las fábricas de Pirelli, especializadas en la confección de neumáticos para autobuses y de motocicletas, están paralizadas desde hace dos años.
Dijo que con la “superinflación” que sufre el país los salarios se han hecho polvo y ahora nadie gana lo suficiente “para comprar medio kilo de queso”, de ahí la angustia de quedarse sin el único pequeño ingreso que les pagaban en la fábrica.
Hace un mes, el sindicato de Pirelli explicó que desde 2015 la planta trabaja a menos del 50% de su capacidad, pero este año llegaron al 7%.
“Terminaremos el año con 8 mil neumáticos de un millón que se producían antes”, agregó entonces el representante sindical.
El sindicato dijo en ese momento que no tiene sentido “que importen cauchos y carros cuando las empresas aquí están paralizadas” por lo que aseguró “radicalizarán las protestas (…) porque ya no soportamos más”. Hasta el momento Pirelli no se ha pronunciado oficialmente sobre el tema, reseñó Efe.
Un trabajador de la empresa, José Serraz, refirió que desde hace dos años se ha visto en la necesidad de salir a la calle a ejercer de taxista porque el sueldo que devengaba en Pirelli no le alcanzaba “para nada”.
Rodolfo Medina, otro empleado de Pirelli de más de 38 años de antigüedad en la empresa, lamentó el cierre de la planta y lo calificó de “sorpresivo”.
“No sé qué pasó, cerraron las puertas sin siquiera un comunicado, no sabemos nada ni a dónde vamos. Dependía de esta empresa absolutamente para poder mantener a mi familia. Pero desde hace un año, el área donde trabajaba no funcionaba. Quisiera saber qué vamos a hacer”, denunció.
 Fuente: El Universal
(Visitas 13 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins