Papa Francisco manifiesta consternación por bombardeos en Siria

Lamentando «la falta de una acción conjunta a favor de la paz en Siria a pesar de los instrumentos disponibles», el Papa Francisco se ha manifestado el domingo «profundamente consternado ante la situación mundial» y ha pedido vigorosamente «a todos los responsables políticos que prevalezca la justicia y la paz».

El Santo Padre ha añadido que «rezo sin cesar por la paz, e invito a todas las personas de buena voluntad a hacer lo mismo». La pasada semana, el Papa había denunciado el bombardeo con armas químicas, que había calificado de «instrumentos de exterminio», pero no había pedido como respuesta nueva violencia sino «que los responsables políticos y militares escojan la vía de la negociación».

En otro plano más espiritual, saliendo al paso de visiones negativas, Francisco ha afirmado que «debemos tener una idea positiva de nuestro cuerpo» y respetar tanto el propio como, sobre todo, el de los demás: especialmente los niños, las mujeres y los ancianos.

Durante el encuentro con decenas de miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro para el rezo del «Regina Coeli», el Santo Padre ha insistido en que «el cuerpo es un don estupendo de Dios, destinado a la unión con el alma y a manifestar en plenitud la imagen y semejanza a Él», por lo que «estamos llamados a tener un gran respeto por nuestro cuerpo y el de los demás», teniendo claro que, incluso cuando se utiliza para pecar, «el pecado no lo provoca el cuerpo sino nuestra debilidad moral».

Por eso, según Francisco, «¡cada ofensa, herida o violencia al cuerpo de nuestro prójimo es un ultraje a Dios creador!», especialmente si se comente «contra los niños, las mujeres o los ancianos», pues «en la carne de estas personas encontramos el cuerpo de Cristo despreciado, calumniado, humillado, flagelado y crucificado».

En la misma línea ha invitado a rezar «por personas como Vincent Lambert en Francia, el pequeño Alfie Evans en Inglaterra, y otros en varios países que viven, a veces desde hace largo tiempo, en situación de grave enfermedad, asistidos en sus necesidades primarias».

Según el Papa, «son situaciones delicadas y muy dolorosas y complejas. Recemos para que cada enfermo sea respetado siempre en su dignidad, con a ayuda concorde de familiares, médicos y otros agentes sanitarios».

(Visitas 6 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins