EEUU, Francia y Reino Unido atacan Siria

Estados Unidos, Francia y el Reino Unido han lanzado un ataque conjunto sobre Siria en represalia por el ataque químico del pasado fin de semana en Duma, que todos los implicados atribuyen al régimen de Damasco. El presidente Donald Trump ha dado la noticia en un discurso televisado a la nación poco después de las 21.00 horas de Washington.

“He ordenado a las Fuerzas Armadas lanzar ataques de precisión contra objetivos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al Asad”, ha declarado Trump antes de agradecer la cooperación de sus aliados. Poco después el Pentágono ha explicado que se han bombardeado tres instalaciones relacionadas con el programa de armas químicas en distintos puntos del país. Por el momento, la operación se da por finalizada.

“El propósito de nuestra acción esta noche es marcar una fuerte disuasión contra la producción, propagación y uso de armas químicas”, ha dicho el mandatario estadounidense, que ha calificado ese objetivo como “vital para los intereses de seguridad nacional” estadounidense. También ha afirmado que Washington y sus aliados están “preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio acabe con el uso de agentes químicos prohibidos”.

A falta de conocer el impacto sobre el terreno, todo parece indicar, sin embargo, que se habría tratado de un ataque quirúrgico, rápido y contenido. El tipo de operación por la que abogaban los militares, muy preocupados por la posibilidad de que pudiera desencadenar una escalada bélica con Rusia e Irán, los pilares que sustentan al régimen de Asad. “Hemos utilizado algo más del doble de armas que el año pasado y hemos atacado objetivos selectivos para dañar el programa de armas químicas”, ha dicho el secretario de Defensa, James Mattis.

“No pretendíamos expandir la misión. Fueron muy precisos y proporcionados”. Hace poco más de un año, EE UU bombardeó una base aérea cerca de Homs con 58 misiles Tomahawks. El motivo por entonces fue también castigar al régimen por el uso de armas químicas.

El jefe del Estado Mayor ha informado de que antes de que comenzara la operación se informó a Rusia a través de la línea de distensión de que EE UU se disponía a utilizar el espacio aéreo sirio, una medida rutinaria para evitar accidentes indeseados. Pero en ningún caso, sostuvo, se informó de las intenciones, los planes o los objetivos. Joseph Dunford dio también la operación de castigo por finiquitada. “Esta oleada de bombardeos se ha acabado”, dijo apenas una hora y media después del inicio oficial de la operación.

Desde Londres, la primera ministra británica, Theresa May, ha confirmado la participación en la ofensiva asegurando que “no había alternativa práctica al uso de fuerza”. May ha dicho que el objetivo “no es intervenir en la guerra civil siria” ni forzar un cambio de régimen, como sostiene Moscú. “Es un ataque limitado y selectivo que no contribuye a incrementar las tensiones en la región y hace todo lo posible por evitar bajas civiles”. En eso mismo ha insistido también el Pentágono. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha afirmado, por su parte, que el ataque en Siria está “circunscrito a las capacidades de armas químicas del régimen sirio”.

Mensaje a Rusia e Irán

Trump ha lanzado también un mensaje a Rusia e Irán, a los que ha acusado de ser los “principales responsables de apoyar, financiar y armar al régimen criminal de Asad. ¿Qué tipo de nación quiere asociarse con un asesino de masas de hombres, mujeres y niños?”, ha preguntado.

También ha recordado que en 2013 el presidente ruso, Vladimir Putin, prometió garantizar la eliminación de las armas químicas sirias. “El ataque reciente de Assad (en Duma) y la respuesta (militar) de hoy es resultado directo del fracaso ruso de mantener esa promesa”, ha dicho. “Rusia debe decidir si quiere seguir por ese camino oscuro o si se unirá a naciones civilizadas como fuerza de estabilidad y paz”.

Más duro que el ataque de 2017

El año pasado, tras otra matanza de civiles con armas químicas en Siria, Trump aprobó un lanzamiento de 58 misiles que, según ha recordado este viernes, “destrozó el 20% de la Fuerza Aérea Siria”. Esta vez, según ha explicado en un briefing en el Pentágono el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, se trata de un ataque “más duro”.

También, y con el aviso de Trump de que será una ofensiva “sostenida”, EEUU arriesga involcurarse en una guerra compleja que ha mutado desde un conflicto nacional a uno distinto, con actores regionales y globales.

El ataque llega dos días después de que el líder estadounidense advirtiera a Rusia en Twitter de que preparaba una respuesta militar inminente. “Rusia prometió derribar cualquier misil lanzado sobre Siria. Prepárate Rusia porque van a venir, bonitos, nuevos, ‘inteligentes’”, ha escrito Trump en Twitter.

Fuente: El Periodico

(Visitas 19 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins