Conoce los 5 billetes con más ceros en la historia

Venezuela es el país con la mayor inflación del mundo según cálculos de analistas, alcanza el 100% mensual. De los billetes del cono monetario venezolano, el de mayor denominación es el de 100.000 bolívares, que vale menos de US$0,5 en el mercado de cambio paralelo, el más usado en Venezuela.

“La causa de las hiperinflaciones es siempre la misma. El gobierno no puede financiar su gasto a través de impuestos o a través de la emisión de bonos nacionales o internacionales”, le dice a BBC Mundo Steve H. Hanke, profesor de economía aplicada de la Universidad Johns Hopkins.

Si miramos la historia, estos son los 5 billetes con mayor cantidad de ceros emitidos

1- Hungría: 100 trillones de pengos (1945-1946)

Cuando Hungría firmó el tratado de paz con los Aliados en 1945, se comprometió a pagar increíbles sumas de dinero en reparaciones a los soviéticos, que podían llegar al 50% del presupuesto del país.

El gobierno de Budapest no fue capaz de controlar la inflación y en 1946 los precios llegaron a subir el doble cada día. Tan grave era la crisis, que el gobierno tenía que anunciar la última tasa de inflación todas las mañanas por radio, para que los trabajadores pudieran negociar sus salarios.

En esta época Hungría emitió el papel moneda de más alta denominación en la historia mundial: el billete de 100 trillones de pengos, que luego fue reemplazado por el adopengo y más tarde por el florín.

2- Zimbabue: 100 billones de ZWD (2009)

En enero de 2009 la excolonia británica emitió el dólar zimbabuense de más alta denominación: 100 billones de dólares, generando titulares alrededor del mundo y -aunque dejó de ser la moneda oficial en 2009- recién a mediados de 2015 fue retirado completamente de circulación.

Como se produjo una estrepitosa caída en la producción agrícola y las exportaciones, el gobierno respondió imprimiendo billetes. Y el resultado fue una hiperinflación.

3- Alemania: 100 billones de marcos (1923)

La moneda del imperio alemán venía perdiendo su poder adquisitivo desde la Primera Guerra Mundial, cuando el gobierno tuvo que imprimir grandes cantidades de efectivo para enfrentar el costo del conflicto.

Las nuevas emisiones fueron conocidas como papiermark, que no tenían respaldo en oro y con eso, no podían garantizar el verdadero valor del papel moneda.

Terminada la guerra, la tasa de inflación comenzó a dispararse y llegó a su máximo nivel hacia fines 1923, cuando el gobierno anunció que reemplazaría el papiermark por el rentenmark.

El billete de más alta denominación fue el de 100 billones de marcos.

4- República Federal de Yugoslavia: 500.000 millones de dinares (1994)

La República Federal de Yugoslavia (integrada por Serbia y Montenegro) vivió uno de sus peores momentos inflacionarios hacia fines de 1993 y comienzos de 1994, cuando se calcula que la tasa de inflación llegó al 65% diario.

El gobierno agregaba ceros a sus “billetes” para hacer frente a la falta de circulante. La situación empeoró hasta tal punto, que fue emitido un billete de 500.000 millones de dinares, el cual en poco tiempo perdió todo su valor.

5- Grecia: 100.000 millones de dracmas (1944)

Durante la Segunda Guerra Mundial la hiperinflación destruyó Grecia. El desastre económico comenzó en 1943, aunque el punto álgido llegó en 1944.

Como no tenía otra manera de financiarse, el gobierno comenzó a emitir dinero y de ahí en adelante la crisis no se pudo detener. En octubre de 1944 se calcula que la inflación llegó a cerca de 18% diario. El billete con más ceros que se llegó a emitir fue el de 100.000 millones de dracmas.

Fuente: El Nacional

(Visitas 65 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins