Pedir asilo en EEUU podría ser fatal para los venezolanos

No todo lo que brilla es oro y las entrevistas para solicitar asilo político, que antes se tardaban cuatro años, ahora puede demorarse menos de un mes, lo que significa que ya no hay posibilidad de disfrutar del tiempo de gracia que concedía la anterior legislación, algo que afecta en especial a los venezolanos, la nacionalidad que encabeza la lista de peticiones en el país del norte.

Pedir asilo político en Estados Unidos se ha convertido en los últimos tres años en la “salida fácil” para muchos venezolanos que intentan huir de la crisis que vive el país. Armar casos en los que se presentan fotos personales en marchas contra el Gobierno, haber sido víctima de robo o secuestro, y asegurar que la nación atraviesa por una crisis económica y social, son algunos de los sustentos que presentan los solicitantes en las oficinas de inmigración de EEUU, sin algún éxito garantizado.

No contar con pruebas sólidas y “reprobar” en la entrevista al no poder demostrar que su vida corre peligro si regresan a Venezuela, son dos de los factores principales que hacen que un caso de asilo sea rechazado, como explica el abogado y especialista en este tema, Gustavo Lugo.

“Existen muchos casos que no cumplen con el requisito, hay venezolanos que para ganar tiempo igual introducen el caso y viven cuatro años ‘legalmente’ porque el país le otorga un permiso de trabajo y un social security hasta que le salga su entrevista final para la aplicación del asilo”, comenta.

Lo que antes se tardaba 4 años, ahora puede demorarse menos de un mes, luego de que el despacho del presidente Donald Trump optara por aplicar nuevas políticas de inmigración como medida de contención a la masiva ola de peticiones de asilo por parte de los venezolanos.

“Mi caso no cuenta con bases sólidas, no tengo pruebas para demostrar el “asilo”, y ahora las entrevistas salen mucho más rápido”, dice Yorjan, un venezolano de 33 años que no llegó a introducir su caso y ahora permanece de manera ilegal en la ciudad de Nueva York.

La ola de emigración venezolana al territorio estadounidense tomó vuelo en 2017 al recibir 29.250 peticiones de asilo político, según el Departamento de Inmigración de ese país. Una cifra que deja a los nacionales por encima de los chinos y nos consolida como nacionalidad número uno en solicitudes.

Seguir leyendo aquí

 Fuente: Tal Cual

(Visitas 52 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins