VOTO NULO O ABSTENCIÓN | Opciones frente a la dictadura

El voto nulo se produce cuando el elector comete un error en el acto de votación. En Venezuela no es considerado una forma en la que el votante demuestre su voluntad, sino  un dato más en las estadísticas del proceso electoral.

A la expectativa de unas elecciones presidenciales, en las que hay pocos candidatos y desconfianza, los venezolanos que no simpatizan con alguna de las opciones y quieren participar están en un dilema: ¿Por quién votar y si vale la pena hacerlo?

En las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, realizadas el 30 de julio de 2017, se inició un debate sobre la utilidad o no del voto nulo como método de expresión. Sin embargo, más allá de las críticas no se llegó a un consenso sobre su utilidad.

El voto nulo fue poco relevante en el siglo XX y en los últimos 18 años en Venezuela. Desde 1993 los porcentajes de este indicador en las elecciones presidenciales son menores a 6% de toda la participación.

Incluso, en los últimos comicios -en los que Nicolás Maduro ganó por un margen pequeño-el porcentaje de nulidad fue 0,44%; lo que demostró mayor efectividad por parte de los electores al escoger la opción que querían.

¿Cuándo el voto es nulo?

El voto puede ser nulo por errores tanto en la votación manual como automatizada -con la máquina-. La Ley de Procesos Electorales establece en su artículo 136 los escenarios en los que puede ocurrir.

Voto automatizado

1.El elector o la electora no seleccione candidato alguno o candidata alguna.
2.Caduque el tiempo previsto para ejercer su derecho.

Voto manual

  1. El elector o la electora marque fuera del espacio establecido en la boleta electoral.
  2. No aparezca marcado ninguno de los espacios establecidos en la boleta electoral.
  3. Aparezcan marcados en la boleta electoral más de un espacio, salvo que se trate de alianzas, en cuyo caso el “voto” se escrutará en la casilla correspondiente a “varias tarjetas válidas” (V.T.V).
  4. La boleta electoral se encuentre mutilada o destruida con pérdida de sus datos esenciales impidiendo determinar la intención de voto del elector.

No está establecido en la Ley un efecto del voto nulo sobre un resultado, al igual que ocurre con la abstención. Esta última sí es interpretada como una forma de expresión implícita que -en Venezuela- no puede afectar el resultado, debido a que no se contempla ninguna consecuencia en las leyes vigentes.

Abstención

Desde la década de 1990 las presidenciales han tenido un porcentaje de participación mayor a la mitad de los electores habilitados para participar.

La elección presidencial con mayor abstención fue la de 1993 -39,8%-, cuando los principales candidatos eran Rafael Caldera y  Henrique Salas Römer. Por otra parte está la que tuvo menor abstención, en la que resaltaban los candidatos Hugo Chávez y Henrique Capriles con 19,51%.

No ir a votar es una estrategia aplicada desde el año pasado por algunos partidos políticos de la oposición, como son los casos de Vente Venezuela y Voluntad Popular. Sobre todo en los comicios regionales y municipales del año pasado.

La postura de abstenerse ha dividido a la oposición venezolana, que -en su mayoría- no tiene planteado ir a las presidenciales. Sin embargo, aún no hay consenso sobre el empleo de la abstención como una forma de expresión.

Voto en blanco

El voto en blanco es usado en países como Colombia como una tercera opción para los ciudadanos que no quieren votar por ninguno de los candidatos postulados. Este puede tener efectos legales o no sobre los resultados.

De acuerdo con la legislación colombiana, si el voto en blanco es mayoría la elección debe repetirse. Se aplica tanto en comicios regionales como en la primera vuelta de una elección presidencial.

Fuente: Venezuela Al Día

(Visitas 88 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins