SALARIO MISERABLE | Compra un café o una empanada a diario

Como salario miserable ha sido calificado el aumento del sueldo mínimo y del ticket de alimentación anunciado el domingo por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que se estableció en 248.510 y 549.000 bolívares respectivamente, fijando el ingreso integral del trabajador activo en 797.510 bolívares a partir del 1° de enero de 2018.

El nuevo ingreso integral diario, equivalente a 26.583 bolívares, cubre apenas la compra de un café o una empanada. También permite adquirir solo dos huevos diarios, los que se venden a 10 mil bolívares cada uno en las bodegas del país.

Venezuela es la nación con el salario mínimo más bajo de América Latina en 2018, aún con el alza del 40% que lo colocó en 7 dólares mensuales, mientras que la República con el salario mínimo más alto es Argentina que mantiene 544 dólares por mes.

El ministro del Trabajo, Néstor Ovalles, informó el retorno del pago del ticket de alimentación mediante la tarjeta electrónica y los talonarios con cupones que forman parte de una política para supuestamente enfrentar “el contrabando de efectivo”. El funcionario aclaró que los empleadores escogerán la modalidad más conveniente y precisó que el pago del bono en la modalidad de cupón no es obligatorio.

En las calles de la capital los caraqueños consultados este 03 de enero del nuevo año aseguran que se trata de un “salario miserable”, pues luego de la experiencia en 2017 de seis aumentos del mismo, sostienen que es insuficiente para comprar la canasta básica y no resuelve el impacto de la hiperinflación sobre el poder adquisitivo de los trabajadores.

María González, ama de casa residente de El Valle, recorre los pocos negocios abiertos en este inicio de 2018 y afirma “Esta ola de aumento de sueldos e inmediatamente el alza de los precios de la comida y las medicinas no la ha frenado nadie, estamos padeciendo la peor de las crisis”, aseveró.

José Pérez, vendedor ambulante de hamburguesas, expresa con desesperanza la dureza de la situación “Es sumamente grave que los venezolanos no podamos comer bien a diario, tenemos que hacer maromas para comprar porque todos los días cambian los precios; los aumentos de salario se hacen sal y agua”, señaló.

La actividad comercial en Venezuela resulta inviable por los controles del gobierno sobre los precios cuando suben progresivamente los costos de adquisición y producción. “Lo que vamos a seguir viendo son cierres de empresas”, advirtió Víctor Maldonado, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas.

(Visitas 562 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins