La tragedia diaria de los tachirenses por la gasolina

La situación de desabastecimiento de gasolina en el estado Táchira se ha convertido en una tragedia para los habitantes del estado, quienes tienen que hacer colas de más de 3 kilómetros de longitud para poder llenar los tanques de sus vehículos.

Según informó el gobernador de esa entidad, José Gregorio Vielma Mora, 20 o 25 cisternas menos de gasolina están llegando al estado Táchira, cantidad que no cubre la demanda diaria necesaria (75 cisternas) para abastecer al pueblo andino.

Esta escasez  propicia la venta clandestina de combustible por pimpinas (20 litros), la cual es vendida entre 20.000 y 75.000 bolívares, un promedio de 1.000 a 3.750 bs. por litro de gasolina, es decir, entre 9 y 31 veces su valor oficial que es de 6 Bs. el litro.

El litro de combustible bachaqueado vale 11 veces más que el precio establecido en las Estaciones de Servicio Alternativas, que es de 330 bolívares por litro, y 5 veces más que en las Estaciones Especiales Exclusivas, que está en 742 bolívares el litro. Estas gasolineras funcionan en Táchira junto con las estaciones de servicio reguladas.

Tanto en las ESA como en las TripleE se puede comprar gasolina sin tener el tag o el código de barras que asignó Petróleos de Venezuela a los habitantes del Táchira para comprar combustible desde octubre de 2010.

Vielma Mora asegura que la escasez de gasolina se debe a la interrupción en el despacho de etanol a Venezuela por causa de los terremotos y huracanes; esta materia prima se utiliza para la elaboración de la gasolina en el país.

Gerentes de gasolineras consultados señalaron que les está llegando menos de la mitad del combustible requerido para cada estación de servicio. Uno de ellos, quien pidió no ser identificado, relató que si a la semana le llegaban cinco cisternas con gasolina y diésel, ahora le llegan solo dos o tres.

La mayoría de las gasolineras permanecen cerradas y pocas son las que abastecen, lo que causa que conductores de municipios cercanos se trasladen hacia San Cristóbal para comprar gasolina.

El otro factor que empeora la situación de los tachirenses es el contrabando hacia Colombia, que sigue intacto pues se estima que pese al cierre de la frontera, al departamento colombiano de Norte de Santander, limítrofe con Táchira, pasan aproximadamente 3.000.000 de galones de combustible venezolano para surtir a los vehículos de esa localidad, según voceros gubernamentales del vecino país.

En Colombia el litro de gasolina de 87 octanos cuesta 1.640 pesos, que equivale a 14.900 bolívares al cambio en la frontera. La gasolina venezolana de 91 octanos de contrabando que se vende por galones (3,785 litros el envase) pasó de 20.000 pesos a 40.000 pesos, lo que equivale a 96.000 bolívares el litro.

Los municipios con mayor índice de contrabando de combustible son Ayacucho, García de Hevia y por las localidades de San Antonio y Ureña, en los municipios Bolívar y Pedro María Ureña, a causa de la falta de vigilancia y control por parte de las autoridades.

Juan Requesens, diputado a la Asamblea Nacional por la entidad andina, responsabilizó al gobernador Vielma Mora de ser el responsable del contrabando de combustible hacia Colombia.

Con información de El Nacional

(Visitas 123 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins