5 datos que revelan que en Venezuela no hay paz

Hoy se celebra el Día Internacional de la Paz, día consagrado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos como entre los miembros de cada uno de ellos.

Este año la campaña se titula «Juntos por la paz: Respeto, seguridad y dignidad para todos» siguiendo el espíritu de JUNTOS, una iniciativa mundial cuyo objetivo es que las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de una vida mejor disfruten del respeto y la seguridad y vivan dignamente.

Esta campaña se lanzó durante la Cumbre para Refugiados y Migrantes celebrada el 19 de septiembre de 2016 y reúne a los 193 estados miembro del sistema de las Naciones.

En este sentido Los Benjamins se pregunta ¿Puede Venezuela celebrar este día? Pues NO, y aquí los cinco datos que revelan que los venezolanos no tienen paz en este país gracias al régimen de Nicolás Maduro.

HAMBRE

Según la FAO, el 13% de la población de Venezuela, Más de 4 millones de venezolanos,  padece de “subalimentación”, lo que quiere decir que lo que come no es suficiente para satisfacer la demanda mínima de energía alimentaria. El alto costo de los alimentos, unido a la escasez de productos básicos de la canasta alimentaria ha llevado a los venezolanos a comer una y a veces hasta ninguna de las 3 comidas diarias.

En agosto pasado, la organización Caritas Internacional –dependiente de la Iglesia católica- reveló además que 54% de los niños en el país “tienen algún nivel de deficiencia nutricional”. La desnutrición es aguda moderada en un 8% en niños menores de 5 años, y la desnutrición aguda severa es del 3%.

Desde que llega un venezolano al mundo, le está negado el derecho a la alimentación porque no existen tampoco las formulas infantiles, vitaminas y demás complementos para recién nacidos.

INSEGURIDAD

21.752 personas, la mayoría hombres, murieron violentamente durante 2016 según cifras del Ministerio Público. La primera gran carrera del venezolano al levantarse, es la carrera por la vida. Al menos una vez han sido atracados la mitad de la población venezolana, de aproximadamente 31 millones de habitantes.

Según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), desde 1999 hasta mayo de 2015 se registraron 252.073 muertes violentas. La dramática cifra ubica la tasa en 82 homicidios por cada 100 mil habitantes. Ese es el legado del chavismo.

 

FATA DE MEDICAMENTOS

La escasez de productos básicos en Venezuela supera 80%, de acuerdo con datos recogidos durante el mes de abril por la firma encuestadora Datanálisis. Esta cifra se ha mantenido a los largo de los siguientes meses rozando ya el 90% de los alimento y medicinas.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, señala que la escasez de psicotrópicos, junto con la de medicamentos para la diabetes y antihipertensivos (todos más necesarios para la población de tercera edad) es particularmente grave, aunque el desabastecimiento general supera el 85 %. Los pacientes de enfermedades crónicas o infecciones tienen un sólo destino en el régimen: la muerte.

DÉFICIT DE VIVIENDA

Es absolutamente negado para una familia venezolana darle protección y seguridad a sus hijos por no poder adquirir una vivienda en Venezuela y menos en la Misión Vivienda, programa del chavismo que sólo beneficia a los “enchufados” del gobierno y aquellos que pagan vacuna para acceder a un urbanismo creado por ellos.

La inflación ha hecho que los precios de las viviendas sean incomparables, un apartamento de 54 Mts2 cuesta entre 150 y 700 millones de bolívares; ni hablar de los alquileres que son casi inexistentes gracias a las regulaciones de las leyes, que solo benefician a los inquilinos. Un alquiler promedio en la ciudad de Caracas puede costar entre 300 mil y 1 millón de bolívares, para un país donde el sueldo mínimo es de 136.543,4 Bs.

Los venezolanos se ven obligados a vivir en ranchos en las zonas populares y barriadas, una razón más para irse del país ante la imposibilidad de adquirir una vivienda.

INEXISTENCIA DE LIBERTAD DE EXPRESIÓN

 

Decir lo que se piensa o opina políticamente para la dictadura en Venezuela a es incorrecto. Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa en Venezuela ha denunciado que al menos 49 medios de comunicación libres se han cerrado en el país en los ocho primeros meses de 2017. De ellos, 46 son emisoras de radio y tres son canales de televisión.

La censura del régimen ha hecho casi imposible el ejercicio periodístico, especialmente en los momentos de conflictividad social momento en el que los cuerpos represores de la Guardia Nacional y Policía Nacional, persiguen y torturan a los periodistas, despojándolos de sus cámaras y smartphones para deshacer toda prueba de violación de los DD.HH.

El sistema público de medios, lejos de cumplir su función, ejerce como portavoz del Gobierno y, más aún, del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el partido del Gobierno.

El terrorismo psicológico es una herramienta clave del régimen, es así como Diosdado Cabello amenaza con botar de sus puestos de trabajo a los empleados públicos que no voten por los candidatos del PSUV, evidencia de que en Venezuela no hay libertad de pensamiento.

Hay una premisa que reza que “todo el que está bien en su país, se queda en su país”, pues en Venezuela no pasa esto.  El pasado mes de marzo, un diario de circulación nacional  publicó que la migración en Venezuela se había incrementado en el 3000 por ciento, según había informado la Universidad Católica Andrés Bello.

Estamos hablando de más de 1 millón de venezolanos que huyeron desesperados del régimen chavista que, lejos de brindar paz y tranquilidad a sus ciudadanos, los ha sumido en la pobreza y la miseria.

Redacción LB

(Visitas 558 Fecha, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Benjamins